EFEWashington

El índice de precios al consumo (IPC) subió cuatro décimas en octubre en Estados Unidos, impulsado por el repunte del coste de la gasolina, mientras que la inflación interanual aumentó del 1,7 al 1,8 %, lo que da un respiro a la Fed de cara a futuros movimientos en los tipos de interés.

La cifra divulgada hoy por el Departamento de Trabajo es ligeramente inferior a lo esperado por los analistas, que anticipaban un incremento del 0,3 % el mes pasado.

Por su parte, la inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos debido a su volatilidad, ascendió un 0,2 % el mes pasado, y comparado con octubre de 2018 se redujo levemente del 2,4 al 2,3%.

El incremento de los precios en octubre es el más alto en siete meses, pero sigue por debajo del tope interanual del 3 % alcanzado a mediados de 2018.

El alza del pasado mes vino dado por el repunte en el coste de la gasolina, que aumentó un 3,7 % en el pasado mes, así como por el de los servicios médicos, que crecieron un 1 %.

No obstante, los precios de la gasolina han caído un 7 % en el acumulado de los últimos 12 meses.

Pese al leve repunte de octubre, la tasa interanual se mantiene por debajo del 2 % anual marcado por la Reserva Federal (Fed) de EE.UU.

El informe del Departamento de Trabajo se conoce dos semanas después de que Fed redujese por tercera vez consecutiva los tipos de interés en EE.UU. al rango de entre 1,5 y 1,75 %, ante la preocupación por una desaceleración económica.

El alza de octubre se espera que ofrezca un respiro al banco central estadounidense de modo que deje el precio del dinero sin cambios en su última reunión del año, que tendrá lugar a mediados de diciembre.

"Vemos la actual posición en la política monetaria como que probablemente se mantenga apropiada mientras la información que vaya llegando sobre la economía sea consistente con nuestras perspectivas de crecimiento económico moderado, un fuerte mercado laboral, y una inflación cercana a nuestro objetivo simétrico del 2 %", afirmó hoy Powell en su discurso preparado ante el comité económico conjunto del Congreso.

Las críticas desde la Casa Blanca, sin embargo, no han cesado.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha criticado de manera reiterada al banco central y ha pedido con urgencia rebajar el precio del dinero "a cero o menos" para contribuir a la expansión económica.

La economía de Estados Unidos avanzó a un ritmo anual del 1,9 % en el tercer trimestre de 2019, según el primero de los tres cálculos de la evolución del producto interior bruto (PIB) en ese periodo.

El dato apunta a la paulatina ralentización de la economía estadounidense después de registrar un ritmo de crecimiento del 3,1 % en el primer trimestre del año y un 2 % en el segundo.

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado las previsiones para la economía de EE.UU. a un 2,4 % este año y situado las de 2020 en el 2,1 %.

Los indicadores continúan enviando, sin embargo, señales dispares sobre la salud de la economía, especialmente por la solidez exhibida por el mercado laboral, con una tasa de desempleo por debajo del 4 %.

Mientras que la guerra comercial desatada con China por el proteccionismo comercial del presidente Trump ha aumentado la preocupación entre los empresarios, con multimillonarios aranceles tanto a la exportación como a la importación.

Aunque a comienzos de octubre EE.UU. y China llegaron a un acuerdo parcial para rebajar las tensiones en su disputa comercial, que se prolonga ya más de 15 meses, aún se mantienen aranceles multimillonarios a importaciones de ambos países.

Alfonso Fernández