EFEMadrid

La llegada de turistas internacionales a España alcanzó un nuevo récord en 2019 por séptimo año consecutivo al registrar 83,7 millones de viajeros, un 1,2 % más que en 2018, según ha explicado este lunes la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que ha afirmado que el turismo español aún "no ha tocado techo".

Maroto, con motivo del comienzo el próximo miércoles de la feria de turismo internacional Fitur 2020, ha hecho balance de 2019 y ha avanzado las que serán las prioridades del nuevo Gobierno en esta materia.

En 2019 no sólo aumentó la cifra de turistas llegados a España, sino que también éstos aumentaron su gasto, en concreto un 2,9 % más que en 2018 y se rozaron los 92.337 millones de euros.

El sector turístico español mantuvo su pujanza pese al entorno adverso y las incertidumbres que marcaron 2019, con hechos como el 'brexit' o la quiebra del turoperador británico Thomas Cook.

Asia y Estados Unidos, y en parte también Latinoamérica, han permitido compensar la merma que ha habido en la llegada de turistas desde Alemania y Reino Unido.

Los datos mejoran las previsiones que había hecho el propio ministerio, que, según la ministra, prefirió optar por la prudencia.

Maroto ha señalado que la superación antes de lo previsto de los efectos de la quiebra en septiembre pasado del turoperador británico de Thomas Cook, cuyo hueco ha sido llenado por la llegada de nuevos operadores turísticos; la labor de comunicación que se hizo para trasladar tranquilidad tras los incidentes que siguieron en Cataluña a la sentencia del proceso soberanista y la celebración en Madrid de la conferencia del clima COP25 han contribuido a superar esas previsiones.

La ministra ha indicado que en la nueva legislatura el turismo será una prioridad en la agenda del Gobierno y una herramienta para hacer frente al reto demográfico en el medio rural.

Maroto no cree que en España el turismo, en general, y el vacacional en concreto hayan tocado techo, pero se apostará por la diferenciación de destinos y productos para atraer turismo de calidad.

La ministra ha dicho que no cree que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) vaya a ser un obstáculo para el crecimiento del empleo y la actividad en el sector, y ha recordado que 2019 se ha cerrado con 75.026 trabajadores más afiliados a la Seguridad Social en el sector turístico, que ya rozan los 2,4 millones y suponen el 12,4 % del total de afiliados, pese a que en ese año ya se incrementó un 22 % el SMI.

A su juicio, esto demuestra que puede haber crecimiento con justicia social, una cuestión en la que también ha dicho que se han dado pasos en 2019, en que se han convertido en indefinidos 51.522 contratos temporales en fraude de ley y se han ampliado las jornadas de trabajo de 32.587 contratos de trabajo a tiempo parcial en el sector de la hostelería, con la aplicación del Plan Director por un Trabajo Digno.

Maroto ha señalado que, entre las prioridades del Gobierno para 2020, está la elaboración de la Estrategia de Turismo Sostenible para 2030, así como profundizar en la regulación de las viviendas de uso turístico.

En este ámbito, ha avanzado que la actuación en este ámbito no se quedarán en las reformas de la Ley de Arrendamientos Urbanos y de Propiedad Horizontal que se han hecho, porque aunque está disminuyendo el número de viviendas turísticas, el fenómeno, que incide sobre la competitividad del sector, no está controlado.

La ministra sí que ha descartado poner una tasa turística a nivel nacional, aunque no se opondrá a que lo hagan las comunidades autónomas, como ya hacen algunas, y ha invitado a ciudades, como Sevilla o San Sebastián, que quieren poner en marcha tasas de ese tipo que lo trasladen a sus respectivos gobiernos regionales.

Maroto ha elogiado la "valentía" del Gobierno balear por aprobar un decreto ley para combatir el turismo de excesos en zonas turísticas, pues se inscribe en esa línea de buscar un turismo de calidad y más sostenible.

También cree que España podría ser un buen lugar para acoger un foro mundial del turismo, como quiere la Organización Mundial del Turismo (OMT), y ha señalado que se ha estado trabajando en ese sentido y profundizando en esa posibilidad, pero aún no está definido.