EFEMadrid

La morosidad de la banca española se redujo muy ligeramente, al 4,80 % en marzo, y no se vio afectada el por estado de alarma y el confinamiento decretados a mediados de ese mes, aunque previsiblemente la crisis generada por el coronavirus ya se dejará notar en los datos de abril.

Según fuentes financieras consultadas por Efe, las cifras de abril, que se publicarán el mes que viene, ya podrían empezar a reflejar los créditos que entraron en impago en marzo, aunque aún no hubieran sido oficialmente calificados como morosos.

De momento, lo que sí se notó en marzo fue el incremento de las provisiones dotadas por los bancos para afrontar los impagos futuros, que crecieron en casi 1.100 millones en un solo mes.

En marzo, el saldo de dudosos se elevó a 57.340 millones de euros, desde los 57.035 millones de febrero, pero el indicador pudo bajar una vez más porque los impagos crecieron bastante menos que el volumen total de crédito concedido, que alcanzó los 1,195 billones, frente a los 1,183 billones del mes anterior.

De esta forma, la morosidad sigue mejorando, aunque ya lo hace con un ritmo muy pausado y se ha mantenido en registros muy similares en los meses de enero (4,83 %) y febrero (4,82 %), lejos del máximo histórico del 13,61 % alcanzado en diciembre de 2013, en la anterior crisis, aunque entonces el saldo de dudosos era casi cuatro veces mayor.

LA BANCA DESTACA SU AYUDA A FAMILIAS Y EMPRESAS

Para el portavoz de la patronal bancaria, la AEB, José Luis Martínez Campuzano, es pronto para anticipar cómo evolucionará la morosidad, pero las entidades ya han puesto en marcha muchas iniciativas "de calado" para apoyar a familias y empresas que contribuirán a limitar una eventual subida del indicador.

Entre ellas, están los aplazamientos de los pagos en hipotecas y créditos al consumo o el adelanto de los pagos de las prestaciones por desempleo, explica la AEB que añade que el sector "está comprometido a tomar las medidas necesarias ahora para minimizar el daño del parón económico todo lo posible y allanar el camino de la recuperación posterior".

TAMBIÉN BAJA LA MORA DE BANCOS Y FINANCIERAS POR SEPARADO

Asimismo, la morosidad agregada de bancos, cajas y cooperativas (cajas rurales), que se publica cada mes junto con la de los establecimientos financieros de crédito (EFC), también mejoró, en tres centésimas, y quedó en el 4,75 %, mientras que en comparación interanual la caída fue de casi un punto porcentual.

Al finalizar marzo, los créditos dudosos de ese grupo de entidades habían aumentado hasta 54.113 millones, frente a los 53.924 de febrero, para un volumen de financiación de 1,138 billones, frente a 1,127 billones del mes anterior.

En los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), especialistas en financiar grandes bienes de consumo, la mora se elevó al 6 %, nivel que no alcanzaba desde noviembre de 2017, desde al 5,81 % del mes anterior y al 5,53 % de un año atrás.

La cartera crediticia de estas financieras aumentó hasta los 49.280 millones, desde los 48.891 millones del mes anterior, con un volumen de impagados de 2.957, también más alto que los 2.841 millones de febrero.