EFEMadrid

La pandemia de coronavirus está revirtiendo los avances logrados en la última década en el empleo femenino, según un informe de la consultora PwC, que señala que el Índice General que mide esa evolución ha caído por debajo de los niveles de 2017, cuando se situaba en 62,4 puntos.

El informe mide la participación de la mujer en el mercado de trabajo en 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a partir de cinco indicadores: brecha salarial, población activa, tasa de paro femenino, diferencia la participación entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo, y proporción de mujeres empleadas a tiempo completo.

PwC achaca la reversión de los avances al peso de las mujeres en los sectores más afectados por la covid-19.

Además, indica que sólo en los dos últimos años el Índice General de PwC que mide la evolución del empleo femenino ha caído 2,1 puntos.

El informe estima que en 2022 esta situación puede experimentar una suave recuperación y crecer 0,8 puntos, pero, si se mira a 2023, hará falta duplicar la velocidad en los avances en materia de empleo femenino para recuperar el daño causado por la pandemia.

España ocupa el puesto número 28 en el ranking de los 33 países analizados, con un ligero empeoramiento en línea con el resto de esos países, y pasa de 56,5 puntos en 2019 a 54,2 en 2020.

Las tres primeras posiciones las ocupan Islandia, Suecia y Nueva Zelanda, que entra, por primera vez, en los tres primeros puestos, sustituyendo a Eslovenia, que desciende al quinto.

Por detrás de España, están Italia (29 puntos), Grecia (30 puntos), Chile (31 puntos), Corea del Sur (32 puntos) y México (33 puntos).

En España las mujeres cobraron en 2019 un 13 % menos de media que los hombres, un porcentaje que empeoró con respecto a 2018, cuando era sólo del 11,9 %, y tendrían que cobrar casi 48.000 millones de dólares (40.292 euros) más para igualar a los hombres.

En el caso de los consejos de administración, amplió su presencia en ellos y el porcentaje de puestos ocupados por mujeres fue de un 31,2 % en 2020, frente al 26,2 % en 2019.

El estudio estima que si en España el empleo femenino alcanzara los niveles de Suecia, nuestra economía crecería un 14 % más, en torno a 271.000 millones de dólares (unos 227.482 millones de euros).

Además, señala que los trabajos desempeñados por mujeres se han visto más afectados por la covid-19, debido al gran impacto de la pandemia en el sector servicios, con altos niveles de empleo femenino.

En 2020 la tasa de desempleo aumentó en la OCDE, pero el ritmo de desempleo de las mujeres fue más rápido.

También la carga desigual del cuidado infantil no remunerado y el trabajo doméstico que realizan las mujeres, agravados por la pandemia, hacen que más mujeres que hombres abandonen el mercado de trabajo.