EFEMiami

La "pinza" COVID-19-desempleo tiene atenazada a Florida (EE.UU.) en medio del plan de reactivación económica, con más de seis centenares de casos nuevos en un día y más de 173.000 solicitudes de subsidio para desempleados en una semana.

De acuerdo con los datos suministrados este jueves por el Departamento de Trabajo de EE.UU., Florida fue después de Nueva York el estado donde se presentó un mayor número de solicitudes la semana anterior: un total de 173.731.

No obstante, la cifra es un 23 % menor a la de una semana antes, lo cual puede deberse a que todo el estado ha entrado ya en el proceso de reactivación.

Los pequeños negocios han ido reabriendo sus puertas con nuevas reglas y algunas excepciones, como los bares, cines, locales de masaje y salones de tatuajes, pero el sector del turismo, el motor económico de Florida, está solo dando los primeros pasos tras la parálisis total producida por la pandemia.

Abril fue un mes completo de inactividad en Florida y el índice de desempleo de ese mes lo reflejó al situarse en casi un 13 %, más del triple que en marzo.

REAPERTURA A VARIAS VELOCIDADES PERO LA PANDEMIA NO CESA

Desde este miércoles todo el estado se encuentra en la Fase Uno B de la reapertura, aunque algunas zonas están más adelantadas que otras porque el COVID-19 les pegó de manera menos dura.

Miami-Dade y Broward, dos condados densamente poblados en el sureste de la península floridana, son los más atrasados en la reapertura y también los que más casos de COVID-19 concentran.

De los 53.285 casos del nuevo coronavirus contabilizados oficialmente desde el 1 de marzo hasta hoy en Florida, 24.126 corresponden a Miami-Dade y Broward, según el Departamento de Salud estatal, que hace sus cuentas a partir de los resultados de las pruebas de COVID-19.

Las muertes por la pandemia han llegado a 2.364.

En las últimas 24 horas se sumaron a la cuenta del COVID-19 en este estado 651 nuevos casos y 45 decesos.

Solo 116 de los 651 nuevos casos corresponden a Miami-Dade (71) y Broward (45), lo que indica que la expansión del COVID-19 no se circunscribe al "foco", sino que está repartida por toda Florida.

Es algo nuevo, pues antes los dos condados del sureste eran los que más engrosaban la lista diaria.

Hasta ahora se han realizado en Florida, que tiene 21 millones de habitantes, 953.321 pruebas del nuevo coronavirus, de las cuales un 5,6 % han dado positivas.

Las hospitalizaciones por COVID-19 han llegado a 9.795 desde el 1 de marzo.

Los hospitales y el sistema de salud nunca han estado en este estado al borde del colapso, ni siquiera en el peor momento de la pandemia.

POCAS BUENAS NOTICIAS DESDE EL TERRENO DEL EMPLEO

En el terreno del empleo no hay buenas noticias.

La minoría demócrata en el Senado de Florida, que al igual que la Cámara Baja está controlada por el Partido Republicano, informa a diario del número de desempleados que aun están a la espera de cobrar el subsidio para sostenerse mientras están sin trabajo.

A fecha del miércoles eran 909.048, según esa fuente.

El Departamento de Oportunidades Económicas (DEO) de Florida afirma haber procesado 1,07 millones de solicitudes verificadas y pagado 3,6 millones de dólares en subsidios de desempleo.

En su mayoría son en los condados Miami-Dade y Orange, este último en donde están los parques temáticos de Orlando, que aún están cerrados por la pandemia.

Florida es uno de los estados con un subsidio de desempleo más corto y de menor cuantía (275 dólares a la semana durante seis semanas como máximo).

Pero para colmo el proceso de solicitarlo es complicado y la web habilitada para hacer las solicitudes online durante la pandemia ha resultado un desastre, con constantes fallos e interrupciones hasta el punto de que el gobernador Ron DeSantis ordenó una investigación.

Algunos de los desempleados han demandado al estado, pero hasta ahora no hay resoluciones judiciales.

"Los floridanos que esperan desesperadamente el desempleo merecen respuestas", señaló este jueves Terrie Rizzo, presidenta del Partido Demócrata de Florida.

Rizzo criticó que en la primera reunión del gabinete en casi cuatro meses, DeSantis no incluyó la crisis en el trámite de desempleo, entre otros temas relacionados con la pandemia.

El llamado "Household Pulse Survey", una iniciativa de la Oficina del Censo de EE.UU. para saber semanalmente cómo afecta la pandemia a los hogares estadounidenses, muestra que un 49,6 % de los adultos de Florida ha vivido la experiencia de que algunos de los miembros de su hogar haya perdido ingresos a causa del desempleo desde el 13 de marzo pasado.

Además, un 13,7 % de los adultos ha sufrido que en sus hogares no haya a veces o a menudo suficientes alimentos en los últimos siete días y un 40,9 % retrasó el recibir atención para su salud debido a la pandemia en las cuatro últimas semanas.