EFEBarcelona/Madrid

El Gobierno se ha aliado con Seat e Iberdrola para construir una fábrica de baterías para vehículos eléctricos, la primera de España, "cerca" de la planta que la compañía automovilística tiene en Martorell, en Barcelona.

Este proyecto se materializará a través de un consorcio público-privado del que, por el momento, formarán parte estos tres actores, si bien estará "abierto a otros socios", según ha anunciado la ministra de Industria, Reyes Maroto, durante su intervención en el 28 Congreso Federal UGT-FICA, celebrado este jueves en Madrid.

Maroto ha explicado que el objetivo de este proyecto es desarrollar un conjunto de actuaciones que garanticen que existan en España las infraestructuras, instalaciones y mecanismos necesarios para fabricar de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo.

Ha subrayado, en este sentido, que este consorcio, el primero en el sector de la automoción, "es fruto del compromiso del Gobierno para que España siga siendo líder en la industria del automóvil a nivel mundial, apostando por una movilidad sostenible”.

La titular de Industria ha apuntado que el consorcio formará parte del primer PERTE (programa estratégico para la recuperación y la transformación económica), que tiene como objetivo la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado.

El PERTE, ha agregado, ha de permitir "la integración de todas las capacidades en términos de baterías, de servicios digitales, de cargadores, de industria electrónica y de energías renovables, en definitiva, de toda la cadena de valor de la industria de la automoción hasta llegar al vehículo eléctrico y conectado".

El anuncio del Gobierno de la creación de esta primera fábrica de baterías de España convertirá a Cataluña en el epicentro de la movilidad eléctrica y despeja el camino de Seat hacia la fabricación en Martorell de su primer vehículo sin emisiones.

La planta, que estará "cerca" de la de Seat en Martorell, en un punto que no se ha desvelado, es la pieza indispensable que todo el sector de la automoción llevaba reclamando para que España se suba al tren de la movilidad sostenible.

El proyecto garantizaría así que se pueda fabricar en España de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo y podría incluso, en función de sus dimensiones, suministrar a otras plantas de coches en el sur de Europa.

Con su anuncio, la ministra da respuesta a la petición que hizo hace pocos días en Barcelona el presidente de Seat, Wayne Griffiths, que instó al Gobierno a mover ficha de manera decidida por la electrificación.

Seat, filial del Grupo Volkswagen, urgió a contar con una planta de baterías "cerca de Martorell".

En julio de 2020, además, la compañía automovilística presentó un plan de inversión hasta 2025 de 5.000 millones para nuevos proyectos y vehículos, y aseguró que pretendía que la planta de Martorell fabricara automóviles eléctricos a partir de dicho año.

El anuncio del Gobierno da aire, al mismo tiempo, al sector de la automoción en toda Cataluña, muy tocado por la crisis y, sobre todo, por el anuncio de la multinacional japonesa Nissan de cerrar sus centros en Barcelona a finales de 2021.

De hecho, la Comisión de Trabajo para la Reindustrialización de Nissan, de la que forman parte el Gobierno, la Generalitat de Cataluña, la dirección y los sindicatos de la compañía, tiene actualmente sobre la mesa tres posibles proyectos para reactivar las instalaciones una vez queden vacías: la puesta en marcha de plantas de producción de baterías, una de ensamblaje de vehículos eléctricos y un 'hub' de electromovilidad, integrado por varias empresas.

Por ello, algunas fuentes consultadas por Efe no descartan que la planta de baterías anunciada hoy por Reyes Maroto pueda ubicarse en los terrenos de Nissan en la Zona Franca.

En este sentido, el secretario general de CCOO en las plantas de Nissan de Barcelona, Miguel Ángel Boiza, se ha mostrado confiado en que la planta de baterías que el Gobierno acaba de anunciar se monte en las instalaciones de la multinacional nipona.

"Estamos convencidos de que la planta se ubicará en nuestras instalaciones en Zona Franca, porque en la primera reunión de la Mesa de Reindustrialización de Nissan la ministra Reyes Maroto se comprometió a que éste sería un proyecto prioritario y no lo entenderíamos de otra manera", ha asegurado Boiza a Efe.

Por su parte, el Govern de la Generalitat ha asegurado que conocía el anuncio hecho público hoy y lo ha valorado positivamente.

Fuentes del departamento de Economía, que lidera Pere Aragonès, han asegurado a Efe que el llamado "Battery Hub", centrado en potenciar las baterías eléctricas, era precisamente uno de los 27 proyectos emblemáticos que la Generalitat presentó al Gobierno para optar a los fondos europeos, y que el Govern mantenía conversaciones con el Gobierno para seguir la evolución de proyectos clave como éste.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero (UGT), también ve "positivo" el anuncio hecho este jueves por el Gobierno, pero ha recibido al mismo tiempo con cautela la noticia.

En declaraciones a Efe, Carnero ha comentado que aunque el Gobierno ha anunciado que esta planta estaría "cerca" de la planta de Seat en Martorell, no ha concretado la ubicación, ya que según la información que maneja aún "no está decidida", ha apuntado.

Ha puntualizado que el objetivo de Seat de que el grupo Volkswagen asigne a Martorell la fabricación de un vehículo 100 % eléctrico, aunque "va en la buena línea", todavía "no está atado", y ha argumentado que esa decisión, si todo va bien, podría llegar en noviembre.

En cualquier caso, Carnero ha subrayado que "Seat debe ser la locomotora de la electrificación de la Península Ibérica".

Está previsto que el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visiten mañana viernes la fábrica de Seat en Martorell para conocer de primera mano los proyectos de la automovilística en Cataluña.