EFEShanghái (China)

La producción industrial en China cayó un 2,9 % interanual en un mes de abril marcado por las duras restricciones impuestas por las autoridades del país ante los peores rebrotes en dos años, según datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE).

Esta contracción es una sorpresa hasta para los analistas, que esperaban que la producción industrial frenase pero que igualmente hubiera avanzado un leve 0,4 % interanual en el cuarto mes del año.

El dato final se compara con el repunte del 5 % en marzo y del 7,5 % en los dos primeros meses del año, y frena el progreso acumulado hasta abril al 4 % interanual.

En la comparación intermensual, la producción industrial china se redujo un 7,08 %, apuntó la ONE.

La división que la institución hace de la estadística en categorías permite ver de dónde viene la fuerza de frenada: ante el crecimiento de los sectores minero (+9,5 % interanual) y de producción y suministro de electricidad, calefacción, gas y agua (+1,5 %), el manufacturero redujo su producción en un 4,6 %.

Especialmente grave fue la contracción experimentada en el sector automotriz (-43,5 %), cumpliendo así los pronósticos de muchos expertos que lo señalaban como uno de los mayores damnificados por restricciones y confinamientos anti-covid.

Tommy Wu, analista de la consultora Oxford Economics, asegura que la contracción de la actividad económica en China en abril fue la más grave desde la registrada en el primer trimestre de 2020, durante el brote original de la covid.

"El prolongado confinamiento de Shanghái y su efecto dominó a través de China, combinado con retrasos logísticos derivados de controles de carretera en partes del país, han afectado gravemente a las cadenas domésticas de suministro", explica el experto.

TENDENCIA NEGATIVA EN OTROS INDICADORES

La ONE también publicó hoy otros indicadores de abril como las ventas al por menor -medidor clave del estado del consumo, clave para la recuperación económica-, que se redujeron un 11,1 % interanual tras su contracción del 3,5 % de marzo, lo que hace que el acumulado de 2022 ya caiga a la zona negativa (-0,2 %) en comparación con el mismo período del año pasado.

Con respecto a la inversión en activos fijos, la agencia estadística no publicó hoy la evolución interanual de los datos de abril, pero sí la intermensual (-0,82 %) y el acumulado de lo que va de año, que frenó del 9,3 % de los datos registrados hasta marzo al 6,8 % de finales del cuarto mes.

El sector inmobiliario también sufrió, al caer desde un avance del 0,7 % entre enero y marzo a una contracción del 2,7 % en los cuatro primeros meses del año.

El desempleo en zonas urbanas siguió acusando la actual coyuntura y subió 0,3 puntos en abril hasta el 6,1 %, tasa superior a la que se había marcado Pekín como límite para este año (5,5 %).

En líneas generales, la ONE asegura que "el impacto de un entorno internacional cada vez más preocupante y complejo y una mayor perturbación doméstica por la pandemia de la covid-19 superó las expectativas de manera obvia".

Pese a la "creciente presión bajista" para la economía china, la institución asegura que la "tendencia general de desarrollo de alta calidad" se mantiene intacta y que las medidas tomadas por las autoridades tanto a nivel sanitario como económico harán que las cuentas nacionales "se estabilicen y se recuperen".

Sin embargo, Wu cree que las disrupciones económicas podrían prolongarse hasta entrado el mes de junio, y que la reanudación de la actividad será "muy gradual" al principio, por lo que no pronostica una recuperación verdaderamente significativa hasta el segundo semestre, siempre y cuando no haya más confinamientos como el de Shanghái en otras ciudades importantes.