EFEPekín

La producción industrial de China creció un 5,3 % interanual en agosto, por debajo de las previsiones de los analistas -quienes pronosticaban un 5,8 %- y del dato del mes previo (6,4 %), informó hoy la Oficina Nacional de Estadística (ONE).

A pesar de ser el sexto mes consecutivo de desaceleración y la marca más baja de los últimos 12 meses, el dato apunta a la recuperación de la producción industrial en el país asiático, si bien a un ritmo más lento.

Entre las tres principales categorías en las que la ONE divide el indicador destaca el crecimiento de la industria de la producción y suministro de electricidad, calefacción, gas y agua, que aumentó un 6,3 % en agosto (frente al 13,2 % de julio).

La manufacturera creció un 5,5 % interanual, mientras que la minera lo hizo en un 2,5 %.

En la comparativa interanual de los 41 subsectores industriales en los que la ONE subdivide la estadística, la fuente indicó que 34 experimentaron un aumento de su actividad en el octavo mes del año.

Entre los productos cuya manufactura avanzó más destacan los vehículos impulsados por nuevas energías (151,9 %), maquinaria industrial (57,4 %) y los circuitos integrados (39,4 %).

La ONE también hizo hoy públicos otros indicadores, como las ventas minoristas, importante dato de cara a la medición de la demanda de los consumidores locales y uno de los pilares del cambio de modelo económico propugnado por Pekín.

Este apartado registró un aumento del 2,5 % interanual en agosto -frente al 8,5 % del mes anterior-, aunque el consenso de los analistas era que llegase al 7 %.

Por otra parte, la inversión en activos fijos aumentó al 8,9 % en el acumulado de los ocho primeros meses del año, según la ONE.

Asimismo, la inversión inmobiliaria se incrementó en un 10,9 % entre enero y agosto de 2021, tras haber registrado un avance del 15 % en la primera mitad del año.

Y la tasa de desempleo urbano, otro de los indicadores divulgados hoy, quedó en el 5,1 %, mismo dato que el mes anterior, según el organismo.

A través de un comunicado, la ONE explicó que durante el mes de agosto, en el que el país asiático estuvo combatiendo un par de rebrotes de coronavirus en el sur y el este del país, "los principales indicadores macroeconómicos se mantuvieron en un rango razonable" y "se mejoró de manera constante la calidad y la eficiencia" en el sector.