EFEOviedo

"Se trata de dar nuevas oportunidades y de que se vayan con una mochila totalmente regenerada y se den cuenta de que pueden hacer muchas cosas". Es el objetivo del programa "Joven Ocúpate", que cuenta con financiación del Fondo Social Europeo y del que se han beneficiado más de 1.500 asturianos que quieren mejorar su empleabilidad.

Puesto en marcha en el año 2015 en el Principado de Asturias, la iniciativa está dirigida a jóvenes de 16 a 30 años sin estudios o que los hayan abandonado de manera temprana y en situación de desempleo, lo que les convierte en un grupo con especiales dificultades de inserción laboral.

Los beneficiarios, que deben estar inscritos en el Fichero Nacional de Garantía Juvenil, reciben durante nueve meses una formación teórica combinada con prácticas, bajo la tutela de un mentor y un docente, que les permite obtener certificados de profesionalidad de nivel 1 de cara a facilitar su incorporación al mercado laboral y también formación básica en competencias clave.

El Servicio Público de Empleo del Principado (Sepepa) desarrolla el programa con el Fondo Social Europeo, el principal instrumento financiero de la UE para fomentar el trabajo y promover la cohesión social y económica.

DE LA REPARACIÓN DE ORDENADORES AL ARREGLO DE ROPA

Son dieciocho ayuntamientos y ocho entidades sin ánimo de lucro los que se encargan de impartir los proyectos que versan sobre aspectos tan variados como limpieza en espacios abiertos e instalaciones industriales, labores de jardinería, conservación y mejora de montes, operaciones básicas de cocina, digitalización de archivos municipales y arreglo de equipos informáticos.

La Fundación por la Acción Social Mar de Niebla, en Gijón, se unió a la iniciativa desde su puesta en marcha y, desde entonces, unos setenta chicos y chicas han pasado por sus instalaciones para formarse con el propósito de abrirse nuevos horizontes en sus expectativas profesionales.

Actualmente, un grupo de diez alumnos está realizando el proyecto "Ticlab", operaciones auxiliares de montaje y mantenimiento de sistemas microinformáticos, un proceso que arranca con una campaña de recogida de ordenadores que ellos mismos "reparan y reciclan" y que, posteriormente, se donan a las familias que no tienen recursos o a entidades sociales.

Los participantes también imparten una pequeña formación a estas unidades familiares para que aprendan a manejarlos, y además enseñan a las personas mayores a usar dispositivos móviles.

Mar de Niebla también imparte el proyecto "Inserjoven", en el que los jóvenes aprenden labores auxiliares de servicios administrativos.

De este modo prestan un servicio de apoyo a la ciudadanía en trámites online, como la petición de citas previas, y realizan tareas internas en la propia fundación. Otra de sus funciones es el respaldo administrativo a aquellas personas que quieran poner en marcha una asociación.

La organización gijonesa también ha desarrollado en años anteriores "Customclass" para arreglos y adaptaciones de prendas de ropa, que culmina con un desfile solidario cuya recaudación se entrega a una asociación elegida por los propios alumnos.

RECUPERAR EL GUSTO POR APRENDER Y RECONECTAR CON LA SOCIEDAD

"Lo importante de este tipo de proyectos es recuperar el gusto por aprender", ha señalado, en declaraciones a Efe, el director de la fundación, Héctor Colunga, quien ha subrayado la importancia de que los alumnos, además de recibir un aprendizaje competencial, puedan "reconectar" con la sociedad.

Se trata, ha indicado, de ofrecer "nuevas oportunidades" a chicos que tienen una "mochila" a su espalda que, en ocasiones, "pesa mucho, con vivencias y experiencias complejas".

En este sentido, ha recalcado la relevancia de "acompañarles, escuchar, darles tiempo... cosas que son muy importantes en la reconstrucción de un proyecto vital".

Colunga ha dicho estar muy satisfecho con el desarrollo de un programa que tiene una tasa de permanencia muy alta y en el que el 80 por ciento de los participantes se reincorpora a los estudios o consigue una "línea de salida mucho mejor de la que tenían" cuando comenzaron.

"PENSABA QUE NO PODÍA HACERLO Y HE APRENDIDO MUCHAS COSAS"

Aida Diallo y Gabriela Marqués son dos de las alumnas que participan este año en los proyectos dirigidos por Mar de Niebla. La primera, de 28 años y natural de Senegal, llegó a España hace once y ahora, con una hija de 10 meses, se ha embarcado en la aventura del arreglo de equipos informáticos.

"No sabía nada de informática. Pensaba que no lo podía hacer, pero, poco a poco, he aprendido muchas cosas aquí", señala Diallo, quien dejó en 2009 sus estudios y ahora también se está preparando para sacarse la educación secundaria obligatoria (ESO).

Por su parte, Marqués, de 20 años, valora como "muy bueno" el ambiente entre sus compañeros y, en general, una experiencia en la que está "aprendiendo mucho", en su caso en trámites administrativos.

Además de retomar sus estudios de la ESO, esta joven confía en encontrar trabajo en un supermercado tras haberse presentado hace unos días a un examen de competencias clave.

"HA SIDO UNA OPORTUNIDAD. ME ABRIÓ LAS PUERTAS"

Alejandro Duero, de 28 años y natural de Venezuela, exprimió al máximo su experiencia en el programa de adaptación y arreglo de ropa de la pasada edición para "cumplir con las expectativas que se exigían".

"En lo personal me abrió puertas. Hubo un momento en que me quedé sin documentación, pero al haber estado en el programa esos meses, que fueron cotizados, me permitieron obtener nuevamente la documentación en España", ha explicado tras señalar que, de esta manera, podrá seguir formándose o trabajar.

Su compañera Yasmim Alves tiene 25 años y lleva siete en el país procedente de Brasil. Sin tener conocimiento alguno de costura, aprendió el manejo de la máquina y ahora le gustaría poder ser contratada en un sector "en el que no es fácil encontrar trabajo".

"Si pudiera inscribirme de nuevo, me inscribiría, porque es una buena experiencia en el ámbito laboral y te abre muchas puertas", reconoce antes de lamentar las escasas oportunidades laborales que tienen los más jóvenes, especialmente tras la pandemia.

EL PARO JUVENIL EN EUROPA

Los jóvenes europeos sufren una tasa de paro de más del doble que la población general, según reflejan los últimos datos publicados por la Oficina Europea de Estadística (Eurostat).

El desempleo juvenil (jóvenes de hasta 25 años) se situó en abril en el 13,9 por ciento, tanto en la zona euro como en el conjunto de los 27 países de la UE. Frente a ello, el paro general se limitaba al 6,2 por ciento en la UE y al 6,8 por ciento en la eurozona.

En abril, 2,6 millones de menores de veinticinco años estaban parados en la UE, de los que 2,12 millones vivían en la eurozona.

España se situó como el segundo país con mayor tasa de desempleo juvenil, el 28,9 por ciento, sólo por detrás de Grecia, con el 36,8 por ciento.

De los 27 países que integran la UE, 15 de ellos presentaban tasas de desempleo juvenil de dos dígitos y tras España y Grecia se situaban Italia, con el 23,8 por ciento; Suecia, con el 22,2 por ciento; Portugal, con el 19,9 por ciento; Eslovaquia, con el 18,6 por ciento; Estonia, con el 17,7 por ciento, y Francia, con el 16,5 por ciento.

Frente a ello, sólo cuatro países presentaban tasas de paro juvenil de menos del 7 por ciento: Irlanda, con el 5,6 por ciento; Alemania, con el 5,7 por ciento; Malta, con el 6,8 por ciento, y Países Bajos, con el 6,9 por ciento.

UN FONDO EUROPEO PARA LA COHESIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

El Fondo Social Europeo ha hecho realidad programas como "Joven Ocúpate" y otros muchos que apuestan por el fomento del trabajo y la promoción de la cohesión social y económica.

Asturias prevé ejecutar íntegramente los 226 millones de euros asignados a la comunidad en el periodo 2014-2020 y que pueden gastarse hasta 2023.

Esta financiación tiene como objetivo contribuir activamente a la inclusión social y laboral de los colectivos que sufren especiales dificultades de empleabilidad y pueden caer en riesgo de exclusión: jóvenes, mujeres, parados de larga duración y personas con discapacidad.

La gerente del Servicio Público de Empleo del Principado (Sepepa), Pilar Varela, ha señalado que se trata de un "fondo estructural" que se "ocupa de alguna manera de las personas", con el objetivo de combatir la desigualdad, "intentando evitar la transmisión generacional de la pobreza".

En el caso de "Joven Ocúpate" su función es "recuperar" a aquellos jóvenes que han abandonado tempranamente el sistema educativo, mediante un acompañamiento muy directo de todos los participantes.

"El programa es un éxito. Es una segunda oportunidad. Pienso que en la vida todos necesitamos apoyos y hay momentos que fracasamos, por lo que sea, y necesitamos tener a unas administraciones que estén cercanas a nosotros", ha resumido Varela.

Este reportaje forma parte de la serie «CoFoE, más cerca de tu región», #TheFutureIsYours, #ElFuturoEsTuyo, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo del Parlamento Europeo. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. El Parlamento no es responsable de la utilización que pueda hacerse de ella.

María Fueyo