EFEMadrid

Después de quince meses, las discotecas y salas de baile de la Comunidad de Madrid han vuelto este lunes a abrir su puertas, lo que para Raúl, uno de los primeros en volver a tomar una copa dentro de estos locales, es "empezar a ver la luz al final del túnel".

En la Comunidad de Madrid, los locales de ocio nocturno fueron obligados a cerrar a finales de agosto de 2020 a consecuencia del coronavirus, aunque tuvieron la opción de reabrir desde octubre reconvertidos en bares y cafeterías, pero desde hoy vuelve a vislumbrarse la noche madrileña.

Para David, de 25 años, que el ocio nocturno reabra sus puertas hasta las tres de la mañana es un "pequeño camino hacia la normalidad", y aunque mañana tenga que trabajar, ha decidido irse a tomar una copa a una discoteca de la madrileña zona de Nuevos Ministerios, que ha reabierto en este día laborable tímidamente sus puertas.

"Ya era hora de poder volver a salir. Se echa de menos la música, tomar una copa y, sobre todo, la noche", agradece este chico, aunque reconoce que "lo que falta es poder bailar", apunta su acompañante Raúl, de 24 años.

Las pistas de baile en los interiores no podrán cumplir con su función, según la normativa de la Comunidad de Madrid, y en este espacio se podrán habilitar meses que mantengan la distancia de seguridad de 1,5 metros.

"Es bonito que todo vuelva a la normalidad. Ahora que el covid parece que está un poco más controlado pues habrá que aprovechar", comentan Álvaro y Nacho, que han acudido a la discoteca para mostrar su apoyo al ocio nocturno.

También ha vuelto las barras de las discotecas, donde no se podrá consumir pero sí recoger las bebidas, y las mascarillas serán obligatorias en los interiores, donde sólo se podrán bajar para consumir.

Las discotecas, bares de copas, salas de baile, cafés espectáculo y salas de fiesta de la región madrileña tendrán el tope para recibir nuevos clientes hasta las dos de la mañana, aunque se mantengan abiertos hasta las tres, y deberán mantener un aforo del 50 % en interiores y del 75 % en las terrazas.

Desde el pasado octubre se habían reconvertido como bares y cafeterías, donde los bailes en la pista dieron paso a desayunos, cenas o aperitivos con vermú, pero las bebidas y la música de las discotecas volverán a sonar.

Para la asociación de empresarios de ocio nocturno Noche Madrid, el comienzo de la desescalada después de más de quince meses sin apenas actividad es una gran noticia para los empresarios que cuentan, según sus estimaciones, con unas perdidas de entre los 175.000 euros los bares de música y las de las discotecas ascienden a más de 400.000 euros.

"La reapertura es un mensaje de esperanza y de ilusión a la ciudadanía que está eufórica por socializar. La vuelta del ocio nocturno significa que el final de la pesadilla cada vez está más cerca", ha afirmado a Efe Vicente Pizcueta, presidente de dicha asociación.

En los primeros pasos del ocio nocturno, Noche Madrid estiman que el 60 % de los 1.400 locales existentes en la región madrileña han abierto sus puertas y, con la desescalada, comenzarán a ser más y de mayor formato.

Ana es dueña de un local de una sala de fiestas y reconoce que han pasado "un año muy duro", pero ha llegado el momento de volver "respirar" y a trabajar para "salir adelante" y, a ser posible, también bailar.

Ana Márquez