EFECarballeda de Valdeorras (Ourense)

La Xunta ha anunciado este jueves el inicio de un expediente sancionador contra Adif, ente público dependiente del Ministerio de Transportes, por su supuesta responsabilidad en el destino de dos vagones del tren que descarriló el 28 de julio en Sobradelo, que acabaron en el margen derecho del río Sil.

Los hechos, entiende el Gobierno gallego, podrían ser constitutivos de una infracción tipificada como grave en la Ley de Residuos, tal y como han detallado las dos conselleiras desplazadas a la zona, la responsable de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, y la titular de Infraestructuras, Ethel Vázquez, ambas en funciones.

Adif, a su vez, mantiene abierta una investigación para conocer todos los detalles de lo sucedido en las maniobras de encarrilamiento de once vagones del tren operado por Renfe Mercancías que sufrió un accidente que causó importantes daños en la línea León-A Coruña.

El vídeo de un particular, divulgado por redes, permitió ver cómo esta semana las estructuras de gran tonelaje pertenecientes a ese convoy siniestrado se precipitaban a ese cauce.

En su intervención, Ángeles Vázquez, quien ha confirmado la visita a la zona de agentes medioambientales e inspectores de su departamento para levantar las correspondientes actas, ha comunicado el inicio de un procedimiento administrativo sancionador contra ADIF por la comisión de “una infracción administrativa grave”.

Este tipo de infracción, tipificada en la norma como “abandono, vertido o eliminación de cualquier tipo de residuos no peligrosos”, puede acarrear sanciones elevadas y en este caso la Xunta ha propuesto una multa de 35.000 euros, que podría ser más alta en caso de la constatación de daños al río Sil.

“Sorprende que lo haga una Administración Pública, si les exigimos a cualquier ciudadano empresario que cumpla la Ley, qué menos que nosotros como Administración dar imagen y cumplir esa ley”, ha sostenido ante la prensa.

Para esta conselleira, la imagen mostrada por Adif ha sido “cuando menos sorprendente” tras lamentar además el hecho de que “no haya habido ninguna notificación” a la Comunidad autónoma ni al ayuntamiento ni a ninguna de las jefaturas territoriales.

Con independencia de la sanción económica, ha subrayado también que ha solicitado al Administrador ferroviario que proceda "cuanto antes" a la retirada de los vagones y a su oportuna gestión de residuos y ha pedido explicaciones por lo ocurrido.

La conselleira de Medio Ambiente ha advertido de que “alguien tiene que decir algo al respecto” y, en concreto, ha pedido explicaciones a los Ministerios que tienen competencias, Transportes y el Ministerio de Transición Ecológica.

Para la conselleira, resulta “irresponsable e indecente que se realicen este tipo de acciones” y que “la imagen de Galicia sea esta, en vez de una imagen de Galicia verde, en materia de calidad ambiental y paisajística".

Por este motivo, ha avanzado de que valorarán si existe posible afección grave al río Sil tras asegurar que la propuesta de sanción “no quiere que avanzada la investigación y si los residuos se pudieran considerar muy peligrosos esa sanción se pudiese encarecer”.

Preguntada por el estado de la línea ferroviaria que supuso el descarrilamiento del tren, la titular de Infraestructuras, Ethel Vázquez, ha reconocido a su vez la necesidad de “mejorar” las infraestructuras ferroviarias.

“Siempre hemos dicho que en Galicia son necesarias muchas actuaciones de carácter ferroviario no sólo la llegada del AVE a Galicia, que es un objetivo de país irrenunciable”, ha apuntado Vázquez, quien ha insistido en la necesidad de mejorar todo el tráfico ferroviario tanto de mercancías como de viajeros.

Tras apuntar que “estamos perdiendo mucho tiempo”, la titular de Infraestructuras de la Xunta ha emplazado a Adif a realizar las actuaciones que sean necesarias para impulsar el Corredor Atlántico que ve “imprescindible” para poder ser “competitivos”. En este sentido, ha opinado que “no vemos que Adif esté realizando las gestiones pertinentes”.

Respecto a la caída de los vagones, ha ratificado lo dicho por su homónima en Medio Ambiente al criticar el “proceder insólito” y “sorprendente” de Adif, un hecho, ha esgrimido, que “merece una explicación”.