EFEMadrid

La cifra de negocios de la industria cayó en el primer semestre un 17,1 % respecto al año anterior, con motivo del histórico desplome causado por el confinamiento y la paralización de la actividad no esencial por el coronavirus, si bien recortó su bajada en junio, cuando retrocedió el 16,5 %.

Según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las vinculadas a la energía (el 38,9 % menos), a los bienes de consumo duradero (el 23,3 % menos) y a los bienes de equipo (el 23 % menos) fueron las más afectadas en la primera mitad del año, a diferencia de los bienes de consumo no duradero, que con el 5,5 % menos, han sido los que mejor han resistido la crisis.

Buena parte de esta caída semestral se explica a raíz de los datos de abril, cuando el indicador se anotó un desplome sin precedentes del 40,8 % en pleno auge de la pandemia.

En el caso concreto de los bienes de consumo duradero y bienes de equipo, añade el INE, vienen experimentando una recuperación en forma de V en mayo y junio que, no obstante, aún no les permite alcanzar los niveles de hace un año.

Por su parte, el instituto atribuye el descenso observado en la energía, que no considera el suministro de energía eléctrica, a la bajada de los precios.

No obstante, la industria mantuvo el pulso de su actividad en junio, mes en el que finalizó el estado de alarma decretado por el Gobierno para hacer frente a la pandemia, y en el que esta cifra creció un 17,7 % respecto al mes anterior, en el que comenzaron los primeros signos de recuperación.

En el sexto mes del año, el mayor dinamismo se ha observado en la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques, que aumentó un 66,8 % respecto a mayo y recortó su caída interanual al 11,3 %.

También destacables han sido las ventas en la fabricación de muebles, que subieron el 46,1 % en términos intermensuales, y caen un 7,3 % frente al mismo periodo de 2019.

El descenso de la producción y la bajada de precios en las coquerías y el refino de petróleo ha provocado que esta actividad registre la mayor bajada respecto a junio de 2019 (un 44,4 % menos), seguida de la industria del cuero y del calzado (un 31,9 % menos)

La industria del tabaco incrementó un 9 % su facturación en relación con el año anterior, mientras que la fabricación de productos farmacéuticos lo hizo un 3,5 %, y la de productos informáticos, electrónicos y ópticos, un 2 %.

En conjunto, las ventas de la industria cayeron en junio el 14,6 % en el mercado nacional, el 3,9 % en la zona euro y el 8 % en el resto del mundo.

La cifra de negocios disminuyó en todas las comunidades autónomas respecto a 2019, si bien los mayores descensos correspondieron a Baleares (un 33,2 % menos), Asturias (un 21 % menos) y Andalucía (un 19 %).

Los menores, en cambio, se produjeron en Galicia (un 0,1 % menos), Extremadura (un 1,4 % menos) y Castilla-La Mancha (un 4,4 % menos).

En lo que va de año, Baleares, con un 27 % menos, País Vasco, con un 22,5 % menos y Asturias, con un 22,2 % menos, son las comunidades autónomas más golpeadas por la caída de las ventas.