EFEMadrid

Los grupos bancarios que operan en España registraron unas pérdidas de 11.531 millones de euros en la primera mitad de 2020, debido, en gran parte, a que realizaron unas provisiones y saneamientos de 26.518 millones para anticipar los efectos económicos de la pandemia del coronavirus.

En una nota remitida este martes, la patronal de la banca, la AEB, ha explicado que estas entidades destinaron a los mencionados fines preventivos 17.000 millones de euros más que en el mismo periodo de 2019, lo que ayudó a incurrir en pérdidas.

El crédito concedido a la clientela por este grupo de entidades -que no incluye a los bancos creados por las antiguas cajas como CaixaBank o Bankia- creció un 2,5 % y marcó el récord de 1,6 billones de euros.

La ratio de morosidad de esta cartera crediticia se redujo al 3,6 %, frente al 3,9 % de un año antes, en tanto que la cobertura de esos créditos para afrontar posibles insolvencias mejoró hasta el 74 % tras el esfuerzo realizado en provisiones y saneamientos.

Pese a que todas estas entidades tuvieron que dotar cuantiosas provisiones para protegerse contra el impacto del coronavirus y eso provocó pérdidas trimestrales en algún caso y recortes interanuales notables en los beneficios netos, el BBVA fue el que más notó este efecto, al presentar unas pérdidas de 1.792 millones.

Esto se debió no sólo a que destinó 1.433 millones a provisiones para el coronavirus, sino a los 2.082 millones que dotó para cubrir la pérdida de valor de su filial en Estados Unidos.

En cuanto a la solvencia del sector, la ratio de máxima calidad CET1 "fully loaded" -que incorpora todos los requerimientos de capital- se situó en el 11,7 %, 30 puntos básicos mejor que en junio de 2019, "por la falta de distribución de dividendos y la disminución de los activos ponderados por riesgo", explica la AEB.

El margen bruto, que refleja todos los ingresos obtenidos en ese periodo, se redujo un 5,9 %, hasta 39.325 millones, fundamentalmente por la caída del 6,2 % del margen de intereses, fruto de la bajada del 15 % de los ingresos por dividendos tras las recomendaciones del BCE y también de los menores ingresos por comisiones, que caen un 9,8 %.

Los gastos de explotación se redujeron un 7,3 % hasta junio en tasa interanual, lo que permitió situar la ratio de eficiencia en el 48,8 %, 70 puntos básicos mejor que un año antes.

El efecto conjunto de la reducción del margen bruto y la contracción de los gastos de explotación sitúa el margen neto, magnitud que no incorpora las provisiones, por encima de 20.000 millones de euros, un 4,5 % inferior al de junio de 2019.

El balance consolidado superó por primera vez los 2,75 billones de euros a 30 de junio de 2020, lo que significa un crecimiento del 5,3 % en tasa interanual y refleja el aumento de los saldos de créditos y depósitos hasta niveles récord, explica la AEB.

Los depósitos de la clientela aumentaron un 4,8 % y superaron los 1,5 billones de euros, con lo que la ratio de préstamos sobre depósitos disminuyó 2 puntos porcentuales y quedó en el 106 %.

El saldo neto agregado con bancos centrales e intermediarios financieros cambió de signo, de forma que el conjunto de los bancos españoles presenta en junio de 2020 una posición neta prestamista cercana a los 18.000 millones, frente a los casi 4.000 millones netos tomados de un año antes.

El patrimonio neto se redujo un 12 % interanual, afectado por los resultados negativos registrados en el primer semestre del año y quedó en 170.000 millones de euros a 30 de junio.