EFEMadrid

Las ejecuciones hipotecarias en viviendas habituales, o embargos de una propiedad para su venta, crecieron un 57,4 % en 2021 en tasa interanual hasta alcanzar 11.947, en la que es la mayor subida desde 2014 y la cifra más alta en más de un lustro, en 2016, según datos facilitados este lunes por el INE.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que en 2021 se embargaron 14.862 viviendas de personas físicas, de las cuales 2.915 no eran residencia habitual de los propietarios, un 38,6 % más.

El número total de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en 2021 fue de 32.383, lo que supuso un 7,4 % menos que en 2020.

Para el conjunto del año el 11,1 % de las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas fueron sobre inmuebles nuevos, y el 88,9 % sobre usados; las primeras se redujeron un 27,8 % desde el año anterior, en tanto que las segundas aumentaron un 13,6 %.

Atendiendo al año de inscripción de la hipoteca, el 17,6 % de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en 2021 correspondió a hipotecas firmadas en 2007, el 14 % a hipotecas cerradas en 2006, y el 9,9 % a hipotecas de 2005.

De este modo, el periodo 2005-2008 concentró el 51,1 % de las ejecuciones hipotecarias iniciadas el pasado año.

Desglosados los datos por comunidades autónomas, las que presentaron mayor número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas fueron la Comunidad Valenciana (7.573), Andalucía (6.727) y Cataluña (5.287), en tanto que la Comunidad Foral de Navarra, con 136; La Rioja, con 266, y Cantabria, con 273, registraron el menor número.

Andalucía (4.510), la Comunidad Valenciana (4.402) y Cataluña (3.703) registraron el mayor número de ejecuciones sobre viviendas, y la Comunidad Foral de Navarra (86), La Rioja (133) y Cantabria (164), el número más bajo.

CUARTO TRIMESTRE

En el último trimestre del año, las ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual se incrementaron un 4,8 %, 3.231 en total; en cuatro de los cinco últimos trimestres se superaron las 3.000 operaciones, destaca el INE.

De las viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria, 3.231 eran habituales en propiedad (un 4,8 % más que en el mismo trimestre de 2020) y 818 no eran residencia habitual de los propietarios (un 7,9 % más).

Entre octubre y diciembre el número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros de la propiedad fue de 7.866, un 20,9 % más que el trimestre anterior y un 22,7 % menos que en el mismo periodo de 2020.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 64,9 % del total de ejecuciones hipotecarias; un 34,8 % del total eran viviendas habituales de personas físicas (3.231), un 13,4 %, de personas jurídicas, y el 10,4 % a otras viviendas de personas físicas.

Las ejecuciones hipotecarias de otras urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos) representaron el 27,8 % del total.

Las comunidades autónomas con mayor número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas en el cuarto trimestre fueron la Comunidad Valenciana, con 1.960, seguida de Andalucía, con 1.743, y Cataluña con 1.141.

En el otro extremo de la tabla, la Comunidad Foral de Navarra (35), La Rioja (38) y Cantabria (84) registraron las cifras más bajas.

Sobre viviendas, Andalucía (1.173), Comunitat Valenciana (1.130), y Cataluña (849) presentaron el mayor número de ejecuciones hipotecarias, mientras que la Comunidad Foral de Navarra (23), La Rioja (25) y Baleares (41), los menores.

En su nota, el INE explica que la estadística recoge la información sobre las certificaciones de ejecuciones hipotecarias que se inician e inscriben en los Registros de la Propiedad, relativas a la totalidad de fincas rústicas y urbanas.