EFEMadrid

Los líderes europeos llegan este jueves a Bruselas para analizar las consecuencias de la invasión de Ucrania y pactar medidas que mitiguen sus efectos económicos, en un contexto en el que los precios de la energía en la zona del euro son un 32 % más caros que hace un año.

El encarecimiento de los productos energéticos está tirando al alza de la inflación, que en febrero se situó en el 5,9 % para la zona del euro y en el 6,2 % para el conjunto de la Unión Europea (UE).

Los expertos prevén un significativo crecimiento de estas tasas en el mes de marzo como consecuencia del conflicto, que se inició a finales de febrero y que ha provocado en las últimas semanas el repunte del gas, la electricidad y los carburantes.

Más de la mitad del aumento en febrero de la inflación en la eurozona (3,2 puntos porcentuales) se debió al alza de los precios de la energía, que subieron un 32 %, frente al 28,8 % registrado en enero.

Sin contar con la energía ni los alimentos elaborados, la inflación subyacente de la eurozona se situó en el 2,9 % en febrero, frente al 2,4 % del mes anterior.

Los países que registraron las mayores tasas de inflación en febrero fueron Lituania (14 %), Estonia (11,6 %) y República Checa (10 %), mientras que las tasas más bajas se dieron en Malta y Francia (4,2 % ambos).

En España, la inflación escaló al 7,6 % en febrero, un punto y medio más que en enero y su nivel más alto en 35 años.

España y Francia están en el grupo de países que presiona para que se intervenga el mercado mayorista de la electricidad, junto con otros como Portugal, Italia o Grecia, con tasas de inflación en febrero del 4,4 %, el 6,2 % y el 6,3 %, respectivamente.