EFEMadrid

Decenas de militares -unos 600 según la delegación del Gobierno en Madrid- se han movilizado este sábado en la capital para exigir mejoras salariales, con el objetivo de “dignificar” una profesión y defender “un futuro estable” para las tropas.

En la marcha, organizada por las asociaciones ASFASPRO, ATME y UMT, se han escuchado consignas como “Robles, escucha, abre la hucha” y se han leído lemas en pancartas como “por unas retribuciones justas”, “pedimos lo justo” o “con buenas palabras no comen nuestras familias”.

Marco Antonio Gómez, presidente de la Asociación de Tropas y Marinería Española (ATME), ha criticado los “salarios de vergüenza” de los militares y ha censurado que el Ministerio de Defensa “no está por la labor” de mejorar las condiciones laborales y retributivas de los militares.

“A día de hoy, un soldado está ganando neto, lo que lleva a su casa, 1.078 euros”, ha denunciado Gómez a Efe, al tiempo que ha señalado que las tropas son profesionales “perfectamente preparados y cualificados” que no merecen ser los “peor pagados de toda la administración pública”.

El representante militar ha criticado, además, que el aumento del gasto militar del 2 % del PIB anunciado por el Gobierno de España no se destinará a la mejora de los salarios, sino a la compra de material.

“Nos parece muy bien, pero no hay que olvidar una cosa: lo más importante de un ejército, que es su personal para empuñar y conducir esos vehículos, somos nosotros. Si no estamos bien pagados, bien motivados y no hay personal, de nada vale tener los mejores medios”, ha recordado.

Por su parte, Miquel Penyarroja i Prats, presidente de la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (AFASPRO), ha exigido “respeto” a la “singularidad de la profesión” militar y ha subrayado que las tropas se han comprometido a “derramar hasta la última gota de sangre” en beneficio de la misión y las órdenes que se les traslade.

“Pero eso, en pago, no puede significar la dejadez en la que nos tienen. Se está abusando de nuestra disciplina y de nuestro amor al servicio”, ha contado Prats, que también ha espetado que los dirigentes políticos “reconocen a cualquier colectivo profesional” a excepción de los militares, a los que no se le premia la “carrera profesional” ni los esfuerzos realizados.

La mejora es necesaria porque el personal de los ejércitos está obligado “a morir y a matar” si es necesario en cumplimiento de su misión, una circunstancia que no se le exige a ningún otro civil y por el que debería estar compensado “a final de mes”.

“Pero se computa al revés, se computa para quitarnos sueldo”, ha reprobado.

En consonancia con sus compañeros, Francisco Bellón, presidente de la Unión de Militares de Tropa (UMT), ha reclamado “una carrera digna” para los profesionales del sector, así como el fin de los límites de edad y convocatorias para poder ascender a otras escalas.

Estas circunstancias “lastran” el desarrollo profesional de las tropas y les dejan con sueldos “paupérrimos”, ha lanzado, al tiempo que ha indicado que, en la escala de tropa y marinería, se está dando la circunstancia de que al personal “le está costando dinero ir a sus destinos” para trabajar.

“Eso es inaceptable en un país del primer mundo como España”, ha zanjado.