EFEMadrid

Los precios anotaron en septiembre su sexto mes consecutivo de descenso, una tendencia ligada a los efectos de la pandemia de coronavirus que se ha moderado en los últimos meses.

El dato avanzado del índice de precios de consumo (IPC) publicado este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) cayó un 0,4 % en septiembre en comparación con el mismo mes de 2019, una décima menos que en agosto, por la presión alcista de la electricidad y los paquetes vacaciones.

De confirmarse este descenso con la publicación del dato definitivo el próximo 14 de octubre, sería la sexta caída consecutiva tras las de abril (0,7 %), mayo (0,9 %), junio (0,3 %), julio (0,6 %) y agosto (0,5 %), una senda marcada por la pandemia y, especialmente, por el desplome de los precios de la energía.

El INE avanza que entre los factores que impulsaron los precios en septiembre figuran la subida de los precios de la electricidad, que cayeron el pasado año, y el abaratamiento de los paquetes turísticos, que fue menos intenso que el de 2019.

Por el contrario, los carburantes, que el pasado año se encarecieron, redujeron sus precios en septiembre de 2020, lo que presionó a la baja el IPC.

En tasa mensual, frente al mes de agosto, los precios subieron un 0,2 %.

En cuanto a la variación anual del indicador adelantado del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro- se sitúa en un 0,6 % negativo en el mes de septiembre y se mantiene en tasa mensual.

En la actualización del Programa de Estabilidad remitido a Bruselas en abril, el Gobierno ya preveía que el deflactor del PIB, que sirve para medir el efecto de la inflación, registrará tasas negativas este año debido a la caída de los precios del petróleo y al impacto de la pandemia sobre la demanda.

Los expertos consultados por EFE apuntan a que el avance del IPC de septiembre da continuidad a la tendencia de los últimos meses, marcada por los efectos de la pandemia.

El profesor de la Universidad CEU San Pablo Miguel Córdoba cree que "la inflación no tiene pinta de que vaya a tener movimientos significativos en los próximos meses, por lo que acabaremos el año en unos niveles similares con un IPC más o menos negativo o próximo a cero" y una inflación subyacente de entre el 0,3 % y el 0,4 %.

Por su parte, el director del Máster en Gestión de Activos y Mercados Financieros del IEB, Juan Abellán, descarta entrar en deflación "porque nos influye mucho los precios energéticos y estos se están manteniendo en esa semi inflación negativa que podríamos decir que estamos en el entorno del cero".

El INE ha aclarado que se ha retomado la recogida presencial de los precios, algo que no fue posible durante el confinamiento y el estado de alarma, aunque se mantiene por medios telemáticos cuando no es posible o conveniente realizarla de modo presencial por motivos de seguridad sanitaria.