EFEVilar Formoso (Portugal)

La Raya hispanolusa ha diseñado un total de trece nuevas rutas turísticas por los pueblos fronterizos de España y Portugal, donde los recursos endógenos, su cultura, la gastronomía o los paisajes naturales son los principales atractivos.

Gredos y sus cielos oscuros, en la provincia española de Ávila; los castillos y castaños que se extienden por el Parque Natural luso Serra de Estrela; o la del "oro verde", que surca los olivares milenarios de la región portuguesa de Tras os Montes, son algunas de estas nuevas trece rutas.

Mercedes Vicente, del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) de Castilla y León -entidad coordinadora de CRECEER-, explica a EFE que las rutas ya están totalmente creadas y en los próximos días de este mes de junio serán divulgadas por completo.

Todas ellas son rutas que se pueden recorrer a ambos lados de La Raya entre la región española de Castilla y León y el Centro y Norte de Portugal para formar parte de la agenda que han creado los pueblos de territorios limítrofes y que pretenden trabajar en conjunto para presentar una misma oferta.

Se trata de una iniciativa que forma parte del proyecto CRECEER, que cuenta con un presupuesto de 1,97 millones de euros de los fondos Feder a través del Programa de Cooperación Transfronteriza Interreg España-Portugal (POCTEP) de la UE.

Por la parte española, las rutas han sido creadas en las zonas de El Bierzo (León), Vitigudino-Arribes (Salamanca), la comarca de Ciudad Rodrigo (Salamanca), el sur de Ávila y los territorios zamoranos de Toro, Sanabria y la zona de Aliste-Távara-Sayago.

Estarán conectadas por los recorridos que se han diseñado en cuatro territorios lusos fronterizos con Castilla y León: Douro, Tras os Montes, Beiras e Serra de Estrela y Beira Baixa.

El objetivo es el de poner en valor recursos endógenos complementarios a ambos lados de La Raya, como puede ocurrir, por ejemplo, con las queserías artesanales que hay en la zona española de Vitigudino y en la parte lusa de la Serra de Estrela y la Beira Baixa.

RECURSOS DEL MEDIO RURAL

Además de identificar y poner en valor los recursos endógenos, CRECEER promueve la cooperación empresarial de los territorios transfronterizos, todos ellos de muy baja densidad poblacional, explica Mercedes Vicente.

"Hemos trabajado para consolidar esos sectores, para que sean motor de desarrollo económico de la zona", insiste.

El proyecto, que arrancó en 2017 y finaliza el próximo 30 de junio, comenzó con un estudio de caracterización de todos los territorios para identificar sus recursos y para ello fueron entrevistados los responsables de 557 empresas, lo que dio pie a un plan de actuación y a un proyecto estratégico interregional para conectar a todos los territorios fronterizos.

El aprovechamiento de las sinergias entre los territorios, sobre todo la agroalimentación y el turismo, la innovación en la calidad y la identidad territorial han marcado las actuaciones.

Además de paquetes turísticos y una agenda turística-gastronómica conjunta, se han celebrado encuentros comerciales hispanolusos y jornadas de formación para agentes sociales y empresariales de dichos territorios

Mercedes Vicente destaca que uno de los logros del proyecto CRECEER ha sido la creación de herramientas digitales y de "marketing", especialmente importantes en tiempos de pandemia, ya que los productores habían perdido el trato directo con el cliente y sólo era posible la venta online.

Potenciar la identidad de la zona y generar su propia marca ha sido otro de los empeños del proyecto, ya que en la mayoría de los casos existen productos o destinos únicos que marcan la diferencia en La Raya con respecto a otras zonas de la península Ibérica o del resto de Europa.

"Hemos iniciado el camino y ahora los Gobiernos de España y Portugal tienen que seguir apoyándonos", asegura a EFE Joao Amaral, presidente de la Asociación de Artesanos Serra de Estrela, entidad participante en CRECEER.

"Nuestro futuro pasa por crear una identidad común", insiste Amaral, que considera esencial la protección de los artesanos que subsisten en el medio rural fronterizo, ya que "protegen un saber único y mantienen a las personas en los territorios del interior".

Carlos García