EFEMadrid

Cientos de trabajadores de las plantas de Airbus en España han iniciado este viernes una ronda de movilizaciones de protesta por el plan de reestructuración anunciado por la empresa, que prevé despedir en la división de Defensa y Espacio en Europa a 2.362 personas, 630 de ellas en España.

Estas movilizaciones en las plantas de Sevilla, Cádiz, Getafe (Madrid) e Illescas (Toledo) son el preámbulo de las que harán en junio, cuando ya se haya concretado cómo se reparten los despidos y comience la negociación, una vez cumplido el periodo europeo de consultas sindicales.

El impacto de este recorte de personal en cada uno de los centros del fabricante europeo podría concretarse en una próxima reunión con el director de Airbus España, Alberto Gutiérrez, convocada para el 3 de marzo.

Los sindicatos demandan que ante el estancamiento de las ventas del avión de transporte militar A400M, la compañía reparta carga de trabajo del área civil en las distintas factorías en Europa.

Además, piden a los ministerios de Defensa e Industria y a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que es el accionista español de Airbus, que acuerden un plan industrial con carga de trabajo y garantía de empleo.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha dicho este viernes que el Gobierno se reunirá con Airbus y con los sindicatos para que no se pierda ningún empleo y ha recordado que España entrará en mayo en el programa FCAS (Future Combat Air Sistem) del futuro avión de combate europeo, que cree que puede garantizar el presente y futuro de la compañía.

En Andalucía ha habido concentraciones en las factorías de Airbus Defensa de Tablada y San Pablo, en Sevilla, y del Centro Bahía de Cádiz, en El Puerto de Santa María (Cádiz), donde los representantes de los trabajadores han reclamado al Gobierno central y a la Junta de Andalucía que presenten con urgencia planes estratégicos para garantizar el futuro de la industria aeronáutica.

El vicepresidente del comité europeo de Airbus y dirigente de CCOO en la factoría de San Pablo, Julián Tierno, ha dado por hecho que esta planta, donde trabajan en torno a 2.000 personas, será la más afectada, con hasta 200 bajas, por su mayor exposición al programa del A400M, al que se le adjudican las mayores pérdidas de la división de Airbus Defensa.

Además, los despidos agravarían las dificultades que ya atraviesan las contratas auxiliares aeronáuticas, por lo que demanda a la multinacional más carga de trabajo civil, que serviría para blindar los tres centros de Andalucía.

En el Puerto de Santa María, los casi 500 trabajadores del centro de Airbus, especializado en aviones militares, han parado la actividad. El presidente del comité de empresa en esta planta, Pedro Miguel Sánchez (CCOO) ha confiado en que, al menos, los despidos puedan transformarse en prejubilaciones, traslados o bajas incentivadas en el proceso de negociación.

En Getafe, un millar de personas se ha concentrado a las puertas de la factoría tras una pancarta bajo el lema "Aquí no sobra nadie" y haciendo sonar bocinas y silbatos.

El presidente del Comité Interempresas de Airbus en España, Francisco San José, ha dicho que el recorte de plantilla es "claramente injusto" pero lo más grave es que España se juega el futuro del sector para los próximos veinte años.

En Illescas (Toledo), donde trabajan unas 870 personas, unos 400 trabajadores del turno de mañana han secundado el paro de media hora, seguido por otro en el turno de tarde, porque aunque en un principio los despidos afectarán a la división de Defensa y Espacio y en la Illescas están centrados en la división de comercial, el plan de reestructuración "es una consecuencia del estado de salud del sector aeronáutico", según los sindicatos.

Airbus cuenta con cerca de 12.600 empleados en España, de los que 7.560 trabajan en la división de Defensa y Espacio (el 60 % del total); otros 4.410 figuran en la división de aviones comerciales (35 %) y los 630 restantes, en la división de helicópteros (el 5 %).