EFESanta Cruz de Tenerife

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha dicho este lunes que tras la pandemia de covid-19 Canarias tendrá dos prioridades, una de ellas reactivar el turismo y la otra abordar el proceso de transformación de su sistema productivo.

Durante la inauguración del foro económico "Canarias tras la covid-19", organizado por Invertia, El Español y Diario de Avisos, la ministra ha indicado que ve con esperanza el futuro de Canarias tras la pandemia, porque, ha subrayado, se ha conseguido la resistencia de gran parte del tejido productivo.

Algo que se ha logrado gracias a las redes de seguridad que han supuesto las ayudas de las administraciones, que han superado el 20 por ciento del PIB, ha señalado Reyes Maroto, quien ha añadido que ahora toca construir el futuro juntos.

Un futuro que a juicio de la ministra pasa por reactivar el turismo y por abordar un proceso de transformación del sistema productivo, y en el primero de los casos se ha mostrado convencida de que en dos años se llegará a los niveles de 2019.

En el caso de la transformación del sistema productivo la ministra ha abogado por mejorar tanto el sector primario como la industria, y ha apuntado al plan de recuperación del Gobierno español que movilizará 70.000 millones para toda España. y también se ha referido a los fondos europeos.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo ha hablado además de que una de las prioridades principales del Ejecutivo es recuperar la movilidad tanto nacional como internacional, ya que eso permitirá los viajes de millones de turistas, y para ello es preciso acelerar el proceso de vacunación.

Reyes Maroto ha señalado que si el proceso de vacunación continúa al ritmo actual se cumplirá el compromiso de que en el verano está vacunada el 70 por ciento de la población, y ha hablado de la importancia de garantizar que los viajes sean seguros y se pueda viajar con seguridad dentro del territorio nacional.

En el ámbito internacional ha recordado que desde el sábado pueden viajar a las islas sin PCR los ciudadanos de Países Bajos, Dinamarca y Alemania, y ha apostado por los avances que se han producido en el certificado verde digital europeo y en la flexibilización de las restricciones no esenciales desde terceros países.