EFEDavos (Suiza)

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, no prevé que la viruela del mono "vaya a tener un impacto negativo" en el turismo en España, ya que los casos están "muy acotados", aunque advierte de que hay que ser prudentes sobre un asunto que espera que se resuelva "cuanto antes".

España "está siendo muy transparente" sobre un virus que a día de hoy no supone un elemento de preocupación de cara al turismo y que, con los datos disponibles, no "se puede anticipar" que vaya a suponer un impacto negativo en las reservas, afirma en una entrevista con EFE con motivo de su presencia en la Foro Económico Mundial, que se celebra en Davos (Suiza).

Recuerda que la covid-19 le ha permitido a España tener un sistema de "monitorizacion y control" de infecciones que no tenía antes de la pandemia, lo que aporta "cierta tranquilidad" a la hora de adoptar medidas.

"Estamos ahora mismo muy bien posicionados desde el punto de vista de la seguridad del destino", insiste.

Con todo ello, no prevé que este virus constituya un elemento de incertidumbre en las reservas como si ocurrió, por ejemplo, con la guerra en Ucrania en las primeras dos semanas de la invasión rusa, algo que "preocupó mucho" al principio, pero que posteriormente no repercutió.

LA INFLACIÓN DE MOMENTO SIN IMPACTO EN LOS DATOS TURÍSTICOS

Tampoco se está notando en los datos turísticos la inflación, al menos a juzgar por la ocupación hotelera registrada en abril, que coincidió con la Semana Santa. No obstante, reconoce que "efectivamente puede ser un elemento que reduzca la capacidad de gasto de las familias".

En la actualidad, el "principal determinante" de los viajes sigue siendo la covid, aunque España está en muy buenas condiciones para captar a los turistas que buscan seguridad dados los altos niveles de vacunación que alcanzan el 93 %.

El pasado sábado, recuerda, se levantó la obligatoriedad de la vacunación para entrar en España a los países de fuera de la UE, lo que cree que ayudará "mucho a la hora de consolidar las reservas".

De momento, el test de antígenos se mantiene por "seguridad", sin que se atreva a aventurar si seguirá en verano o no, ya que se actuará conforme a lo que determinen las autoridades sanitarias.

EL TURISMO INTERNACIONAL EN NIVELES "PREPANDEMIA" EN OCTUBRE

Maroto espera que el turismo alcance los niveles prepandemia en otoño tanto en calidad como en cantidad. El nacional ya se recuperó en abril y la clave está en el internacional, que prevé que supere los niveles de antes de la covid en octubre, algo que no se pensaba que se lograra hasta 2023, explica.

Insiste en la importancia de la calidad del turismo sin que le preocupen por ejemplo las ofertas lanzadas por países como Turquía, "mucho más afectado" por la guerra en Ucrania, tanto por su proximidad con el lugar del conflicto como por la relevancia allí del turismo ruso a diferencia de España, que no alcanza ni el 1 % de los visitantes internacionales.

Lo que se persigue es un turismo dispuesto a pagar un precio medio alto, más que el "low cost" (bajo coste), aunque es un término que no le gusta emplear a la ministra.

DAVOS, UN ESCAPARATE DE LA MARCA ESPAÑA

Maroto ha participado en el Foro de Davos, un encuentro económico mundial que supone una "oportunidad para situar a España como un país atractivo para las inversiones" y que constituye a la vez "un escaparate para vender la marca España".

Lo hace en un momento en el que el Gobierno acaba de aprobar el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (perte) sobre microchips que podría llegar a 12.250 millones de euros para situar a España como referente europeo.

Preguntada sobre la posibilidad de que se apruebe otro sobre turismo, ha recordado que este es un sector que ya cuenta con fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que suponen 3.400 millones de euros de inversión.

Solo en 2021 se autorizaron inversiones de 912 millones de euros para este sector y este año se prevé superar los 1.000 millones, añade.

Belén Molleda