EFEMadrid

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha explicado hoy que está en contacto con la empresa estadounidense Alcoa para que detalle los motivos de su anuncio de cierre de las fábricas de Avilés (Asturias) y La Coruña, para después "exigir a la empresa su compromiso de que mantenga las dos plantas productivas" y estudiar cómo lograrlo.

En declaraciones a la prensa en la sede del Ministerio, tras un acto de las patronales del sector papelero, Maroto ha dicho que ayer, miércoles, habló con el presidente de Alcoa y, además de las explicaciones verbales, le solicitó el informe económico en el que basa su propuesta de cerrar dos de sus tres plantas de aluminio en España.

La titular de Industria quiere, en primer lugar, "escuchar a la empresa" para conocer las causas concretas antes de poder coordinarse con los gobiernos de Asturias y Galicia y con los sindicatos para "encontrar los escenarios" para "cambiar esa decisión" y evitar los cierres.

"Garantizar el empleo es lo que ahora mismo más nos preocupa, y la actividad productiva", ha dicho Maroto.

La ministra también ha hablado con los presidentes del Principado (Javier Fernández) y de la Xunta (Alberto Núñez Feijóo) y les ha convocado a una "reunión al más alto nivel de las tres Administraciones para coordinar actuaciones".

Ese encuentro será posterior a la reunión ya anunciada para la semana próxima entre los consejeros de Industria asturiano y gallego, los altos cargos del ministerio y los representantes sindicales.

Maroto ha reconocido que la decisión de la multinacional siderúrgica Alcoa le "ha pillado sin conocimiento" previo, pese a que estaban "trabajando con ellos" desde que llegó al gobierno el pasado junio.

La productora de aluminio anunció este miércoles los cierres de sus factorías en Avilés y La Coruña, que emplean a 686 trabajadores, debido a que son dos de las plantas menos competitivas del grupo y tienen problemas estructurales y pérdidas.