EFEBerlín

La canciller alemana, Angela Merkel, admitió este jueves que el acuerdo alcanzado entre Alemania y Estados Unidos a propósito del gasoducto Nord Stream 2 "no soluciona todo" en la controversia sobre la infraestructura que canalizará gas ruso hacia la Unión Europea sin pasar por Ucrania.

"No resuelve las diferencias que persisten", reconoció Merkel en una primera valoración del compromiso anunciado el miércoles entre Berlín y Washington, por el que Alemania se compromete además a garantizar que la decisión no implique que Ucrania deje de ser país de tránsito para el gas procedente de Rusia.

Merkel destacó que el acuerdo sella la posibilidad de que se adopten sanciones contra Moscú si Rusia emplea el suministro energético como un "arma".

"Es un buen paso" que demuestra la disposición de ambas partes (Estados Unidos y Alemania) hacia un compromiso en un contencioso que ha enturbiado la relación entre ambos países en los últimos años.

Merkel reconoció las dificultades que puede tener todavía el acuerdo en su paso por el Congreso estadounidense, donde hay oposición tanto por parte demócrata como republicana, pero añadió que le parece lógico puesto que también en Alemania un acuerdo internacional tiene que obtener la aprobación del Bundestag.

El acuerdo anunciado el miércoles permitirá que se complete el gasoducto Nord Stream 2 a cambio de garantías de que Berlín ayudará a Ucrania para que el proyecto no amenace su seguridad energética.

Estados Unidos y Alemania incorporan en su acuerdo varias condiciones según las cuales Washington acepta la conclusión de ese proyecto, del que ya se ha construido más del 95 %.

El Gobierno alemán confirmó que, en virtud del acuerdo, se compromete además a promover en el marco de la Unión Europea la aprobación de sanciones contra Rusia si Moscú intentara emplear la energía como arma o tener una actitud agresiva contra Ucrania.