EFEBerlín

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su confianza en que lograrán "acuerdos" en la UE frente al "desafío común" que es la pandemia del COVID-19, aunque dejó claro que los llamados "coronabonos" no son una "opción compartida" por Alemania ni por otros países del bloque comunitario.

"Estamos mejor equipados que en anteriores crisis", afirmó la líder alemana, en declaraciones tras la cumbre por videoconferencia, para insistir que, en su opinión, hay que "evaluar todos los instrumentos" con que ya cuenta el bloque comunitario.

Merkel, quien se encuentra en cuarentena domiciliaria tras haber estado en contacto con un médico infectado, expresó su "comprensión" hacia la situación de España e Italia, dos de los países que insisten en emitir los llamados "eurobonos" o deuda conjunta para afrontar la crisis sanitaria y económica.

Pero dejó claro que, al menos por el momento, esa opción no está "en agenda" para Alemania ni tampoco otros estados miembros, como Austria, que hoy mismo reiteró su negativa a ello.

La cumbre por videoconferencia de la UE se cerró sin otro resultado que el emplazamiento para una nueva reunión dentro de 15 días.

No se alcanzó un acuerdo ni para la intervención del fondo de rescate de la eurozona, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), ni para la emisión de "coronabonos".

Preguntada sobre si en la cumbre se llegó a abordar el aspecto concreto de los términos en los que podrían concederse créditos o líneas de rescate con cargo al MEDE, la canciller aseguró que los reunidos "no hemos debatido sobre la condicionalidad".

Esta situación se dio después del plante de España e Italia, que reclaman medidas económicas más decididas. Ambos países están en el grupo de nueve miembros que el día anterior reclamaron la utilización de deuda mutualizada ante una crisis que afecta a todos por igual y ha sido provocada por causas externas.

La canciller elogió por otra parte el papel desempeñado por la Comisión Europea y su presidenta, Ursula von der Leyen, y aseguró que el Bruselas ha sido capaz de intervenir "deprisa" y de manera "no burocrática" para aportar soluciones a la crisis que afronta la UE.