EFEMadrid

El "boom" que viven las energías renovables al calor de los planes de descarbonización de la economía en España y Europa ha animado a empresas y fondos a invertir en proyectos en construcción en el país, lo que ha hecho que miles de megavatios, en su mayoría solares, hayan cambiado de manos en lo que va de año.

Así, desde enero, la británica Lightsource bp, participada al 50 % por BP y Lightsource, se ha hecho en tres operaciones con 2,6 gigavatios de proyectos de plantas solares en distinto grado de desarrollo en España, donde su cartera supera ya los 3 gigavatios (GW).

Por su parte, Audax Renovables firmó a finales de enero un acuerdo para comprar proyectos fotovoltaicos que suman 1.942 megavatios (MW) al grupo Excelsior Times, de los que 1.140 megavatios están en España.

Ese mes, Bruc Energy, empresa participada por Ontario Pension Trust (OPT) y el ex consejero delegado de FCC Juan Béjar, firmó un acuerdo de exclusividad con Forestalia para comprarle una cartera de plantas fotovoltaicas en España que suman 2.000 megavatios (MW) y que, en su día, fueron valoradas en cerca de 1.400 millones.

En febrero, China Three Gorges se hizo con una cartera de activos renovables en España de 400 MW, en su mayoría eólicos, que hasta entonces eran propiedad de Céfiro, participada mayoritariamente por la familia Masaveu.

Endesa, a través de Enel Green Power España, compró en marzo once proyectos fotovoltaicos en Huelva con un total de 519 MW al desarrollador español Arena Power. La operación fue valorada en 350 millones, entre precio de compra y coste de construcción y puesta en marcha.

Ya en el cuarto mes del año, la canadiense Northland Power entró en el país con la compra de una cartera de 540 megavatios eólicos y solares a Helia, fondo creado por Plenium Partners y Bankinter. Esta transacción se valoró en algo más de 1.060 millones de euros, con el pago en efectivo de 345 millones y la asunción de 716 millones de deuda.

A principios de junio, Matrix Renewables, plataforma de renovables del gestor de activos TPG, llegó a un acuerdo con Alten Energías Renovables para adquirir una cartera de cinco activos de energía solar fotovoltaica en España que suman 210 MW.

Este trasiego de megavatios ha llevado a muchos a hablar de "burbuja" renovable, algo que desde el sector se descarta, pues, a diferencia de lo ocurrido en la década de los 90, estos proyectos deberán ser rentables por si mismos, dado que no recibirán primas.

Recientemente, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, planteó la posibilidad de imponer una tasa o aval a la tramitación de la evaluación de impacto ambiental de proyectos renovables ante el "aluvión" de solicitudes recibidas, que multiplica por diez los objetivos a 2030.

El objetivo, evitar que colapse el sistema y "poder priorizar así qué va en serio y qué es puramente posicionamiento por si acaso", explicó entonces Ribera.

LAS RENOVABLES TAMBIÉN ANIMAN LA BOLSA

Este "boom" también se ha dejado sentir en la bolsa, con el salto al parqué en el último año y medio de Ecoener (mayo de 2021), Soltec (octubre 2020) y Grenergy (2019).

Además, está previsto que en los próximos días se estrene en la bolsa Acciona Energía, que saldrá al mercado valorada en entre 8.800 y 9.800 millones, según el rango de precios orientativo fijado de cara a la oferta pública de venta de entre el 15 y el 25 % de su capital.

También ha anunciado la posibilidad de sacar a la bolsa su negocio de renovables Repsol, que también sopesa la posibilidad de dar entrada a un socio o combinar ambas opciones.

Por su parte, la sueca EQT anunció el miércoles que lanzará una oferta pública de adquisición (opa) sobre Solarpack a un precio por acción de 26,5 euros, lo que supone valorarla en 881 millones de euros y una prima del 43 % respecto del precio que marcaba antes del anuncio.