EFEAtenas

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, emprende este jueves una serie de visitas a varios países de la Unión Europea para exponer las líneas maestras del nuevo Gobierno conservador y ganar apoyos para reducir los objetivos fiscales impuestos por los acreedores.

El primer destino será París, donde será recibido por el presidente, Emmanuel Macron. El próximo 29 seguirá un viaje a Berlín, donde intentará obtener el apoyo de su correligionaria Angela Merkel, y finalmente, el 3 de septiembre Mitsotakis se reunirá en La Haya con el primer ministro holandés, Mark Rutte.

Mitsotakis quiere convencer a los socios europeos de que su programa de reformas permitirá reducir las pautas marcadas por las instituciones acreedoras para el superávit primario.

Grecia debe generar hasta 2022 superávit primarios -excluyen el servicio de la deuda- del 3,5 % del producto interior bruto (PIB).

En las negociaciones con las instituciones acreedoras que se retomarán en septiembre, el nuevo Gobierno espera poder convencerles de que una reducción de este objetivo -pequeña en 2020 y mayor en los dos años posteriores- puede ser beneficiosa, pues dará un impulso a la economía sin poner en peligro la sostenibilidad de la deuda griega.

La reducción de estas metas financieras fue una de las principales promesas de Mitsotakis ante las elecciones anticipadas del pasado 7 de julio, que Nueva Democracia ganó por mayoría absoluta.

Sin embargo, convencer a sus socios europeos, sobre todo del norte de la UE, no será una tarea fácil.

Especialmente complicada se plantea en esta cuestión la reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, quien apenas unos días después de la victoria de su correligionario griego dejó claro que estos objetivos son fruto de largas negociaciones y seguirán en vigor independientemente de cuál sea el color político del primer ministro griego.

Un argumento de peso que esgrimirá Mitsotakis en sus reuniones es el comportamiento extremadamente positivo que ha experimentado el bono griego en los últimos meses.

Desde su victoria electoral el rendimiento del bono a 10 años ha caído al 2 %, un mínimo histórico.

Además, la ejecución de los presupuestos del Estado en los primeros siete meses del año superó con creces los objetivos para este periodo.

Según los datos publicados la semana pasada, en lugar de un déficit primario de 803 millones de euros, hubo un superávit primario de 1.779 millones, y los ingresos del Estado alcanzaron los 28.605 millones, un 8,1 % por encima de lo presupuestado.

Los viajes de Mitsotakis coinciden con el primer aniversario de la salida de Grecia del tercer programa de asistencia financiera.

"Grecia ha progresado mucho desde su salida del programa de asistencia financiera hace un año", destacó el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, este martes.

Moscovici recalcó que es muy importante que Grecia "siga participando activamente" en el proceso de reformas y que la cooperación con sus socios europeos "será crucial" para la estabilidad de la economía, el crecimiento, la creación de puestos de trabajo y la mejora del sistema de protección social en los próximos años.

A pesar de que el acento de los viajes de Mitsotakis estará puesto en el mencionado tema, el portavoz del Ejecutivo, Stelios Petsas, recalcó que el objetivo principal es "ganar la confianza de nuestros socios", algo que, añadió, solo será posible "poniendo en marcha nuestro programa de reformas". ¡