EFECiudad de México

La agencia de calificación financiera Moody's descartó este martes un aumento de la inversión privada en el sector eléctrico de México en los próximos tres años, tras las recientes medidas adoptadas por el Gobierno mexicano para cambiar el marco regulatorio del sector energético que "podrían tener un impacto negativo en algunos contratos existentes".

En marzo pasado, el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador promulgó una polémica reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, suspendida en el Poder Judicial, que prioriza las plantas de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), incluyendo las contaminantes, sobre las privadas de energías renovables, una decisión que no fue bien vista por los inversores.

"No esperamos un aumento de la inversión privada en el sector eléctrico durante los próximos tres años", apuntó la agencia en un informe distribuido a medios.

Agregó que ante la falta de inversión "es posible que la CFE deba aumentar su deuda para completar los proyectos propuestos".

Moody's precisó que, "si la mitad de la inversión que se espera que financie el sector privado (15 % de la inversión total) es financiada con deuda, proyectamos un aumento de la razón de deuda a capitalización contable a aproximadamente un 66,7 % para 2024, desde un 61,7 % registrado en 2020".

La agencia con sede en Nueva York recordó que la CFE tiene un ambicioso plan de inversiones de unos 381.500 millones de pesos (unos 18.700 millones de dólares) hasta 2026, de los cuales el 53 % se destinará a proyectos de generación de energía, el 20 % a transmisión, el 20% a distribución y el resto a telecomunicaciones y otros.

Pero señaló que ese plan de negocios de la CFE "conlleva riesgos financieros y de ejecución".

El pasado jueves la CFE prometió elevar a hasta 4.850 millones de dólares su inversión en el sexenio de López Obrador para crear 8.080 megavatios (MW) de capacidad instalada.

La inversión se anunció a pesar de las pérdidas de casi 79.000 millones de pesos (cerca de 3.950 millones de dólares) que la CFE registró en 2020 y a las también cifras negativas de 35.606 millones de pesos (unos 1.780 millones de dólares) del primer trimestre de 2021.

En conferencia de prensa, los directivos de la compañía estatal ofrecieron superar la proyección de inversión confirmada, que hasta ahora es de 2.900 millones de dólares para seis centrales que permitirían más de 4.190 de MW de capacidad instalada.

México cuenta ahora con un total de 634 centrales eléctricas, de las que 443 son privadas y 191 públicas, con una capacidad total mayor a los 89.000 MW.

Con esta proyección, el país llegaría a un total de 761 centrales eléctricas de diversas tecnologías que rebasarían los 104.000 MW.

Además, el presidente López Obrador anunció la semana pasada que buscará una reforma constitucional para fortalecer a la CFE como una de sus tres iniciativas prioritarias para el resto de su sexenio, que concluirá en 2024, tras la elección intermedia del pasado 6 de junio, en la que fueron elegidos los 500 diputados federales, 15 de 32 gobernadores estatales, 30 congresos locales y 1.900 ayuntamientos.