EFEValencia

Varios miles de agricultores (10.000 según los organizadores, 3.500 según las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad) y alrededor de 400 tractores han colapsado el tráfico del centro de Valencia con una multitudinaria protesta bajo el lema "Prou d'enganyar als agricultors" (Basta ya de engañar a los agricultores), convocada por Asaja, La Unió de Llauradors y UPA.

Esta manifestación, que se repite en otras ciudades españolas, exige al Gobierno que persiga la venta a pérdidas, en la que, según las principales organizaciones agrarias, incurren las grandes superficies comerciales; que se amplíen los fondos para seguros, que se habiliten depósitos para crisis, que se exijan controles fitosanitarios y laborales a los países exportadores, y que se estudie el impacto de los acuerdos comerciales con terceros países.

La marcha, en la que han participado cargos públicos del PSPV-PSOE, PP, Compromís, Ciudadanos y Unides Podem, se ha visto obligada a adelantar la cabecera debido a la gran afluencia de manifestantes.

La mayoría de los asistentes han sido pequeños propietarios, algunos con cruces adornadas con naranjas y crespones, y pancartas con lemas como "La agricultura se va a la sepultura" o "Hemos perdido todo, hasta el miedo".

Antes del inicio de la marcha, representantes de las organizaciones agrarias de Valencia han reclamado "medidas inmediatas" para proteger al pequeño y mediano agricultor y frente al "dumping social" de terceros países.

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado, ha valorado la "histórica" movilización de este viernes con "más tractores y personas que nunca en Valencia", además de contar con el respaldo y solidaridad del mundo cooperativo y de colectivos sociales, económicos y sindicatos.

Aguado ha criticado que se favorezca a grandes fondos de inversión extranjeros que ofrecen "salarios de esclavos para destruir la agricultura europea, española y valenciana por el dumping social" y ha reclamado a los políticos de todos los partidos "cambiar su posición y comenzar a atender las necesidades del campo".

El secretario general de La Unió de Llauradors y Ramaders, Carlos Peris, ha destacado ´que la "multitudinaria" protesta responde a que han llegado a "una situación límite. No somos capaces de tener un ingreso de nuestras explotaciones porque toda la cadena de valor se centra en grandes suministradores y los grandes supermercados están acaparando ese valor".

El secretario regional de UPA, Ricardo Bayo, ha asegurado que en los últimos 25 años han ido "de mal en peor y no se ha subido ni un céntimo" el valor de los productos agrarios, mientras gastos como la luz, el gas, los fertilizantes o el agua "han subido. Queremos precios justos para nuestro producto. Para ello hay que cambiar la ley de la cadena alimentaria, prohibir la venta a pérdidas y las prácticas abusivas".

La protesta ha contado además con la presencia de representantes valencianos de los distintos partidos políticos. Todos han expresado su solidaridad con el campo y han pedido medidas para resolver la actual situación.