EFEMadrid

Con la España vaciada en el centro de la agenda política y económica, expertos, hoteleros y emprendedores exhiben en Fitur su receta para combatir la despoblación con la actividad turística como elemento revitalizador y de la mano de los valores naturales y la gastronomía.

Desde el Instituto Tecnológico Hotelero, Coralía Pinto explica a Efe que la mayoría de los establecimientos rurales los impulsan los propios vecinos, ya que es más fácil y económico para ellos encontrar edificios y abrir hoteles de menor envergadura, mientras que las grandes cadenas deben invertir tiempo en buscar terrenos para construir sus edificios.

En este sentido, el presidente de Paradores, Óscar López Águeda, señala a Efe que ellos han podido impulsar su cadena porque no han tenido en cuenta las desventajas de cada lugar.

"Cualquier empresa hotelera lo primero que haría es un estudio de mercado para ver si merece la pena invertir un hotel, pero Paradores se dedica a crear un destino", afirma.

Y recalca que, a través de sus paradores -que han recuperado castillos, conventos y palacios para su uso como hoteles- generan cerca de 4.000 empleos directos, de los que un 70 % están en el medio rural.

Los expertos reunidos en Fitur para hablar de la "Recuperación de la España vacía a través del Turismo" han puesto el acento, además, en que no se trata de hablar de la España "vaciada", porque ya estaba "vacía": "No es que se haya vaciado de repente".

Aunque reconocen que el mundo rural no se ha desarrollado a la misma velocidad a la que lo han hecho las grandes ciudades y eso ha generado que haya disminuido todavía más la población rural, que en 2018 rondaba las 7.594.100 personas.

"Las instituciones tienen que poner infraestructuras, presupuestos para poner una solución", explica a Efe la directora general de Turismo de Aragón, Elena Allué, quien considera que "la industria turística es un motor de desarrollo" que ayuda a "fijar" a la población rural en entornos que cuentan con una densidad de población media de 17,9 hab/km2.

"El turismo está siendo para Aragón una de las herramientas fundamentales para luchar contra esa España vacía", añade Allué, quien ve en su comunidad autónoma uno de los "casos por excelencia" de este problema de dimensión nacional.

Pone como ejemplo la comarca de la Hoya de Huesca, donde hace unos años se promocionó el descenso del río Gállego, lo que motivó nuevos habitantes y que incluso se lograra reabrir la escuela.

A su juicio, el mejor método para repoblar es que sean las empresas las primeras en abrir negocios en un lugar y promocionar la zona para que luego las instituciones puedan invertir en infraestructuras y no al revés.

Naturaleza y gastronomía son dos elementos estrellas para la promoción del turismo rural, como se refleja en los expositores de las comunidades autónomas en la feria, donde ha propuesto desde actividades de salud, aventura, relax, senderismo, avistamiento de aves, visitas a pueblos históricos o escenarios de rodajes.

En el caso de la gastronomía, es objeto de interés tanto de los turistas nacionales como los internacionales, con especial foco en los productos locales, de calidad y artesanales.

La vicepresidenta de la Asociación Española de Profesionales de Turismo (AEPT), Mercedes Carreño, recuerda que la idea "kilómetro cero" -con la que se intenta apostar por productos locales para reducir las emisiones y que han adoptado muchos restaurantes-, en realidad es "lo que ha existido siempre en las zonas rurales y por eso se puede poner en valor como elemento diferenciador".

El presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, señala a Efe que a la mera gastronomía española se suman los hábitos de la restauración, de gran atractivo turístico también, como las tapas, la cultura de las terrazas y los horarios más extensos.

Precisamente, la promoción de los alimentos locales y del oleoturismo fue la clave de éxito para el hotel extremeño A Velha Fábrica, que ganó el Premio al Mejor Hotel Rural de España 2019.

"Hoteles bonitos los puedes encontrar en cualquier parte, pero lo que hay que darle al cliente es algo diferente y nosotros hemos utilizado esta actividad", explica a Efe el director del hotel, Carlos Carrasco, quien reclama profesiones "capacitados" que puedan estar todo el año.

Pero todos -Administraciones, hoteleros y emprendedores- recuerdan que el principal actor de cambio en el ámbito rural es el turista, que tiene que conocer, valorar y practicar el territorio.

Carlota Ciudad