EFEMadrid

El alza de la inflación inducida por los precios de la energía no está provocando efectos de segunda ronda ni en los salarios de los trabajadores ni en los márgenes empresariales, de acuerdo con los expertos consultados por EFE, que creen que también las pensiones deberían subir de forma contenida.

El pacto de rentas al que apelaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras estallar la guerra en Ucrania no ha podido formalizarse en un acuerdo de negociación colectiva entre patronal y sindicatos, pero se ha logrado en la práctica porque ni los sueldos están subiendo al ritmo del IPC, ni las empresas están repercutiendo el incremento total de sus costes a los precios finales.

Una afirmación que contrasta con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que recoge subidas anuales significativas para bienes básicos como el pan (10 %), la carne de vacuno (más del 11 %), la de ave (casi un 13 %), los huevos (más de un 21 %), las hortalizas frescas (13 %) y las frutas (9,5 %), un alza mucho más acusada en partidas como el aceite de oliva (42,5 %).

Aunque sean subidas de precios "muy elevadas" para los consumidores, la economista senior de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) María Jesús Fernández explica a EFE que "eso no significa que las empresas estén incrementando sus márgenes", sobre todo teniendo en cuenta que el indice de precios industriales crece a tasas del 45 %.

Los precios "no reflejan ni de lejos esos incrementos de costes", añade.

El director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, asegura que las empresas españolas llevan acumulados 11.000 millones de euros de pérdidas entre 2020 y 2021, y otros 6.600 millones en el primer trimestre, un periodo en el que el 82 % de las empresas ha visto aumentar sus costes y solo el 40 % ha aumentado el precio de sus productos.

"La mayor parte de las empresas lleva este coste a pérdidas y no a precios y por eso la (inflación) subyacente está mucho más baja que la tasa general", dice Izquierdo en referencia a que la tasa del IPC, sin contar con energía ni alimentos frescos, está en el 4,4 % frente al 8,3 % de la tasa general en abril.

El director adjunto de investigación del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Joaquín Maudos, considera que "beneficia al empresario evitar trasladar toda la subida del coste de las materias primas a márgenes si quiere mantener su competitividad en precios".

Los tres expertos coinciden además en que no es factible controlar cómo trasladan las empresas la inflación a los precios, teniendo en cuenta que el mercado es libre y se rige por la oferta y la demanda.

Fernández (Funcas) no ve "posible legalmente ir a un establecimiento para ver cuánto han subido sus productos", además de que "cada uno tiene su propia situación y hay empresarios que necesitan realizar un traslado mayor a los precios y otros no".

"Los márgenes no son determinados a través de regulación, sino a través del libre juego de la oferta y demanda", añade Izquierdo (IEE).

Por el lado de los salarios, la economista de Funcas dice que "lo más razonable y lógico" es que "estén ligados a los incrementos en la productividad nominal, es decir, lo que crece el margen de la empresa".

Insiste, además, en que cada sector tiene unas circunstancias diferentes, por lo que rechaza un pacto de rentas "genérico" y apuesta por medidas que se adapten "a la situación de cada empresa y sector".

A juicio de Maudos (Ivie), el pacto de rentas es "la única vía para repartir el coste de la subida del precio de las materias primas importadas del exterior", una subida que "supone un empobrecimiento que debemos de encajar entre todos (empresas, trabajadores, funcionarios, pensionistas)".

LOS JUBILADOS DEBEN INCLUIRSE EN EL PACTO DE RENTAS

Maudos y Fernández subrayan la necesidad de que los jubilados también asuman parte del coste de una elevada inflación.

"Se ha cometido un error histórico y gravísimo" porque las próximas generaciones "van a tener que cargar con esto, van a tener que pagar con sangre, sudor y lágrimas esta decisión", ha dicho Fernández (Funcas) en referencia a la reforma de 2021 que obliga a revalorizar las pensiones con la inflación media anual.

Al respecto, recuerda que actualmente la pensión media es mayor que el sueldo medio de un joven y en el futuro seguirá así porque "les esperan más impuestos y cotizaciones sociales para pagar esas pensiones".

"Es necesario aumentar la presión fiscal. De lo contrario, las cuentas no salen", explica el director adjunto de investigación del Ivie, que señala que "el peso de la imposición indirecta en España es reducido en relación a otras economías desarrolladas", debido que hay muchos bienes y servicios que tributan al IVA reducido o superreducido.

Fernández (Funcas) defiende incrementar por esa vía la recaudación tributaria del IVA, lo que permitiría compensar a las rentas bajas.

Para Izquierdo (IEE), sin embargo, es el momento de bajadas impositivas y mejorar la gestión del gasto público.