EFEMadrid

Orange España facturó 1.188 millones de euros en el primer trimestre de 2020, el 7,4 % menos respecto al mismo período del año pasado, frente al 0,8 % que creció como grupo, y anuncia un proceso de simplificación de marcas en el sector del bajo coste, con la integración de República Móvil en Simyo.

La compañía ha presentado este jueves sus resultados tanto a nivel de grupo como de España, marcados en este último caso por la caída de ingresos en prácticamente todos los servicios en un "momento complicado" para un sector "hipercompetitivo, fragmentado y con marcada tendencia hacia el low-cost (bajo coste)", ha afirmado el consejero delegado en España, Jean-François Fallacher.

No espera que hasta el 2022 haya un cambio de tendencia en la compañía, que prevé reducir costes mediante medidas como la simplificación de marcas, al integrar República Móvil en Simyo, en un proceso de migración de clientes que comenzará de forma "muy automática" en las próximas semanas.

El consejero delegado cree que el auge de las líneas de bajo coste "no va a ser temporal" y que previsiblemente "va a durar un tiempo", razón por la que no considera un retorno rápido de los ingresos de la compañía a la senda de crecimiento.

ADIÓS A REPÚBLICA MÓVIL PERO NO A AMENA

En el caso de Simyo, tiene casi 1,5 millones de clientes y es reconocida por sus altos niveles de satisfacción. Pese a lo que se había rumoreado, Orange seguirá contando con la marca Amena.

El descenso de ingresos en España se ha visto afectado especialmente por la caída de la facturación en servicios minoristas, un 10,2 %.

Todo esto se produce en un contexto en el que, a diferencia de la tendencia en España, a nivel global el grupo francés facturó 10.315 millones de euros en el primer trimestre del año, un 0,8 % más que en el mismo período de 2020.

De enero a marzo Orange ingresó en España 818 millones de euros por servicios minoristas, entre los que fue más acusada la caída de la venta de servicios móviles (más de un 13,6 %), todo ello en un contexto de pandemia, que se inició al finalizar el primer trimestre de 2020.

Lo único que creció en España fue la facturación en venta de equipos, que ascendió a 155 millones de euros, un 10 % más que en el mismo periodo del año pasado.

En lo que concierne a servicios mayoristas, también registró un descenso del 2,3 %, hasta los 215 millones de euros, un 9,4 % en servicios por tarifas convergentes, hasta los 469 millones de euros, mientras que también descendieron los ingresos por fijo (6,7 %).

EL INGRESO MEDIO POR CLIENTE CAE UN 8,4 % EN TARIFAS CONVERGENTES

El ingreso medio por cliente en las tarifas convergentes (arpu) descendió un 8,4 % este trimestre con respecto al mismo periodo del pasado, hasta los 53,3 euros.

A 31 de marzo, la compañía tenía 4 millones de clientes de banda ancha fija, un 0,4 % más que en el mismo trimestre del año pasado. De ellos, el 85 % tenía tarifas convergentes.

Todo esto se produce en un contexto de fuerte competencia en el sector de las telecos en España, donde se tramita una opa de MásMóvil sobre Euskaltel, que el consejero delegado considera positiva, aunque cree que no redundará en un mayor impacto en el mercado a corto plazo.

Orange España es la única teleco que ha comprado derechos de emisión de fútbol a Telefónica y está pendiente de decidir si renovará el contrato para la próxima temporada, teniendo en cuenta que considera que el precio es elevado. Para ello, el consejero delegado pide que se aclare cuanto antes el proyecto de Superliga.

Por otro lado, se ha referido a la sociedad de torres de telecomunicaciones (Towerco) que prevé crear y para la que contempla transferir los activos de España en el cuarto trimestre de este año.

LOS INGRESOS CRECEN UN 0,8 % EN EL GRUPO

El grupo de telecomunicaciones Orange facturó un 0,8 % más que en el primer trimestre del año pasado, una mejora que se debió a la subida de ventas de equipos y al buen desempeño de los servicios fijos de alto débito. El crecimiento fue más acusado en África y Oriente Medio (7,1 %).

En ese período, el resultado bruto operativo después de arrendamientos (ebitdar) fue de 2.565 millones de euros, un 1,4 % menos que en el mismo período de 2020.

Orange, que no desglosa resultados trimestrales en España, ha informado de que el nivel de eCapex, es decir, el gasto en capital, sin contar las licencias, subió un 11,4 % hasta los 1.760 millones de euros en el primer trimestre de 2021, respecto al mismo período de 2020.