EFEMadrid

Orange España ingresó en el primer semestre del año 2.368 millones de euros, un 5,1 % menos que en el mismo periodo del año pasado, en un contexto en el que ha contabilizado un deterioro de fondo de comercio por 3.702 millones de euros tras ajustar su plan de negocio para el país.

A nivel de grupo, Orange ha registrado unas pérdidas en el semestre de 2.625 millones de euros tras aplicar este ajuste en España, un país donde existe una gran competitividad en el mercado, con una tendencia hacia el bajo coste y tras el impacto de la covid-19, según el operador.

El consejero delegado de la compañía en España, Jean François-Fallacher, ha presentado los resultados de este semestre, tras el que confía en que se recupere el ritmo de ingresos por 'roaming', itinerancia, dado que están aún al nivel de 2019.

En este periodo, Orange invirtió en capital (capex) 457 millones de euros en España, un 16,6 % más que en el mismo periodo del año pasado. El ebitdal (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación, amortización y pérdidas especiales) cayó un 16,2 %, hasta los 457 millones de euros.

Orange ha contabilizado en España un deterioro de fondo de comercio por valor de 3.702 millones de euros, lo que ha conllevado que el resultado operativo del grupo francés fuera de 1.752 millones de euros negativos a 30 de junio de 2021, frente a los 2.220 millones del año pasado.

En España, los ingresos por servicios cayeron un 9,2 %, hasta los 1.614 millones de euros, mientras que las ventas de equipos crecieron un 21,5 %, hasta los 310 millones.

Los servicios de móvil descendieron un 12,9 %, hasta los 450 millones, y los de fijo, un 5,4 %, hasta los 225 millones.

Todo ello se produce en un contexto de grupo que registró unos ingresos en este periodo de 20.867 millones de euros, lo que supone un 1,5 % más que entre enero y junio de 2020.

El ebitda cayó un 0,4 %, hasta los 5.837 millones de euros.

Su endeudamiento financiero ascendía el 30 de junio de 2021 a 25.300 millones de euros, un aumento de 1.855 millones comparado con el 31 de diciembre de 2020.

El cambio se debe, según el grupo, a la estacionalidad de la actividad y al pago del balance de dividendos de 2020 por la participación del grupo en Orange Bélgica.

OFERTA DE FÚTBOL

En este contexto, Fallacher ha anunciado que el operador volverá a emitir fútbol esta temporada tras acudir a la oferta mayorista de canales de televisión de pago de Telefónica, teniendo en cuenta que aunque consideran "oneroso" el precio que tienen que pagar, sería más perjudicial para la compañía no incluirlo en su oferta.

El precio que pagará será "similar" al del año pasado, cuando se anunció que eran cerca 300 millones de euros, pese a haber crecido en clientes de este deporte. Esto se produce porque a la hora de fijar el pago por este deporte se tienen en cuenta los clientes totales, no solo los de fútbol.

Orange acaba de concurrir a la subasta de la banda de 700 Mhz para el 5G, donde ha adquirido 10 megahercios, lo que le convierte en el operador en España con más espectro, al sumar los 100 Mhz que tenía en la banda de los 3,5 Ghz. El operador espera acabar el año con una cobertura del 50 %.

MÁS ADHESIONES AL ERE

El consejero delegado se ha referido al ERE que se ha puesto en marcha en Orange España en este semestre, que era totalmente voluntario, y con las "mejores condiciones del mercado" hasta el punto que se han registrado más peticiones de adhesión que las 400 salidas que ofreció la compañía.

Fallacher ha agradecido al Gobierno las medidas adoptadas para favorecer las inversiones, como la ampliación de 20 a 40 años la concesión del espectro 5G en la banda de los 700 Mhz y la supresión de la tasa que tienen que pagar las teleoperadoras por TVE. "Esto ayudará a la recuperación del sector a medio y largo plazo".

Fallacher ha afirmado que en España existen tres operadores (Telefónica, Orange y Vodafone) que son los que invierten en infraestructura frente a otros que son los que están destruyendo los márgenes del marcado, lo que repercute en la capacidad de inversión de los tres grandes.

"El desafío está en encontrar un equilibrio adecuado entre los que invierten y no".

Se ha referido a los contratos que tiene con Euskaltel y ha afirmado que está preparado para su renegociación, a la espera de que concluya la opa que ha lanzado MásMóvil sobre este operador.

Ha recordado que los contratos con Euskaltel son a largo plazo y habría penalizaciones si los rescindiera como consecuencia de la opa.