EFEBerlín

Los paros parciales convocados hoy entre las 4.00 y las 8.00 GMT por el sindicato del sector ferroviario alemán EVG está causando alteraciones en el tráfico de trenes en todo el país que se prolongarán durante toda la jornada.

La compañía de ferrocarriles alemanes Deutsche Bahn (DB) optó por interrumpir por completo el tráfico de largo recorrido, una "medida radical" que no obstante servirá para retomar "de manera ordenada" el servicio una vez haya finalizado la huelga, indicó el portavoz de la empresa, Achim Stauss.

"Buenos días, acabamos de tomar la decisión de suspender por completo el tráfico de largo recorrido en toda Alemania. Todos los trenes que todavía están circulando sólo lo harán hasta la próxima estación", advertía esta mañana DB a los usuarios a través de su cuenta de Twitter.

La compañía ferroviaria aconsejó a los pasajeros retrasar sus viajes de larga distancia hasta el martes y señaló que todos los billetes serán válidos también mañana.

Los paros parciales están afectando asimismo el tráfico regional y de cercanías y se están haciendo notar también en las carreteras, al haber optado muchos pasajeros alternativamente por el coche.

Según la cadena regional WDR, en Renania del Norte-Wesfalia, en el oeste del país y uno de los estados más afectados por la huelga, los atascos en las autopistas de la cuenca del Ruhr suman un total de 423 kilómetros.

El tráfico de mercancías también se está viendo afectado, con "limitaciones considerables", indicó DB.

"La dimensión de los paros parciales ha demostrado cuán grande es el descontento de los colegas", resumió el secretario general de EVG, Torsten Westphal, una vez finalizada la huelga.

Subrayó que "los empleados mantienen cada día en pie el funcionamiento del tráfico ferroviario en las condiciones más difíciles" por lo cual, dijo, "merecen condiciones laborales decentes y un buen salario".

Agregó que la compañía ferroviaria llamó al sindicato nada más finalizada la huelga, en la que participaron varios miles de empleados, a regresar a la mesa de negociaciones.

Para informar a los afectados, la compañía ha establecido un servicio de información telefónica, además del existente en su página web.

La dirección de DB y los representantes de EVG rompieron el sábado por la mañana la ronda de negociaciones en curso para el convenio colectivo del sector, con unos 160.000 empleados.

Los sindicatos reclaman un incremento salarial del 7,5 %, así como la flexibilización de las fórmulas de trabajo parcial y vacaciones hasta ahora establecidos.