EFEVitoria

Mercedes Vitoria se ha visto obligada este jueves a parar la producción por la quinta huelga en tres semanas y la dirección de la planta ha interrumpido las negociaciones con el comité para renovar el convenio colectivo hasta que no se suspendan los paros y se retome la producción de furgonetas.

La huelga convocada por ELA, LAB y ESK ha repetido el éxito de días anteriores, con un seguimiento del 95 % -la empresa rebaja el porcentaje al 85 %-, a pesar de que la mayoría del comité (UGT, CCOO, Ekintza y PIM) no la secundan, ni tampoco el paro anunciado para mañana por los otros tres sindicatos.

El conflicto laboral parecía algo más encauzado después de que empresa y comité retomaran el martes las negociaciones, que la dirección había suspendido el 17 de junio cuando los sindicatos anunciaron varias jornadas de huelga.

En esa cita, Mercedes planteó una serie de mejoras salariales y de flexibilidad que fueron recibidas de manera dispar por los dos bloques del comité.

ELA, LAB y ESK lo consideraron insuficiente y mantuvieron las huelgas, y UGT, CCOO, Ekintza y PIM se descolgaron del paro para facilitar el diálogo.

También parecía un factor positivo la sensación del lehendakari, Iñigo Urkullu, tras reunirse ayer en Stuttgart con el CEO de Mercedes-Benz Vans, Mathias Geisen. Urkullu salió de la cita "muy esperanzado" ante la posibilidad de que Vitoria acoja una inversión de 1.200 millones, aunque la empresa condiciona esta inyección económica a la firma del convenio, que lleva año y medio caducado.

Sin embargo, la reunión de hoy entre la dirección y el comité, la 37 dentro del proceso negociador, apenas ha durado media hora.

El director de la planta, Emilio Titos, ha transmitido a los sindicatos que es "imprescindible" retomar la producción y "cumplir los compromisos con los clientes" para seguir con las conversiones.

Fuentes de la compañía han explicado que su voluntad es "llegar a un acuerdo" y que la negociación "no se da por cerrada", pero que se ha recibido "el encargo desde Alemania de reiniciar la producción".

En el momento en que esto ocurra se retomarán las negociaciones, que quedan así interrumpidas y sin fecha para una próxima reunión.

ELA, LAB y ESK han criticado que la dirección no les haya convocado "para intentar acercar posturas y escuchar lo que la plantilla dice, sino para bloquear la negociación" y han anunciado que en los próximos días decidirán si vuelven a parar el miércoles, jueves y viernes de la semana próxima.

Entre los sindicatos que se desmarcaron de los paros, la suspensión de las negociaciones ha sido acogida con "sorpresa absoluta" y no descartan replantearse su postura con respecto a las huelgas. Ven necesario en este sentido una reunión del comité para analizar esta cuestión.

En declaraciones a los periodistas tras una manifestación que ha terminado ante el Gobierno Vasco, el presidente del comité, Igor Guevara (ELA), ha criticado que Titos "no esté dispuesto a hablar mientras no se hagan furgonetas" y le ha acusado de "pretender imponer sus condiciones sin negociar".

"Nosotros estamos dispuestos a hablar digan lo que digan los políticos, aunque haya chantaje de la empresa y aunque haya huelga. Si queremos buscar una solución hay que sentarse. Es complicado solucionar el problema sin sentarse", ha añadido.

La interrupción de las negociaciones se produce después de que ayer el lehendakari instara a "interiorizar" la flexibilidad como parte de las condiciones actuales de trabajo en todas las empresas.

En la misma línea, la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, ha subrayado hoy que el proyecto que la multinacional alemana tiene para la planta de Mercedes "requerirá nuevas formas de trabajo" así como "flexibilidad en todos los sentidos". "Tenemos que adaptarnos, como se ha hecho en otras fábricas", ha destacado.

Sobre la situación también se ha pronunciado este jueves la consejera de Empleo y Trabajo, Idoia Mendia, quien ha deseado que el proyecto de Mercedes para Vitoria "pueda cuajar y salir adelante", para lo que "se necesita el acuerdo entre trabajadores y empresa".

"Apelo a ambas partes a que desde la responsabilidad consigan este acuerdo, con el que el Gobierno Vasco está totalmente comprometido" como demuestra el viaje del lehendakari a Alemania, ha señalado la consejera.