EFELuxemburgo

La ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, se declaró "razonablemente optimista" ante la perspectiva de que los 28 países de la Unión Europea (UE) se comprometan este año a neutralizar las emisiones contaminantes en 2050.

"Soy razonablemente optimista. Nadie concibe empeñarse en lago que le pueda perjudicar. Y eso, el cambio climático le perjudica a los ciudadanos presentes y futuros en Polonia y en Hungría", respondió Ribera a Efe este martes en el marco de consejo de ministros de Energía de la UE celebrado en Luxemburgo.

La semana pasada, los líderes de la UE no lograron adoptar por unanimidad el compromiso de esa ambiciosa hoja de ruta, que supondría que la UE emitiría en 2050 sólo las emisiones de efecto invernadero que fuera capaz de absorber, lo que se conoce como neutralidad climática.

El grueso de Estados miembros se sumaron al compromiso, pero no lo hicieron países como Polonia, Hungría y República Checa.

"Creo que es una pena y un error retrasar lo que la realidad nos dice con mucha tozudez, que es que necesitamos transitar hacia una economía plenamente descarbonizada", añadió la ministra.

Ribera subrayó que ya no existe "esa división un poco prejuiciosa" en términos medioambientales que tradicionalmente describía "una Unión Europea en la que había un grupo de países occidentales y un grupo de países orientales" con intereses enfrentados, algo que "ya no es así".

"Hay una amplia mayoría de países que entiende que el cambio climático nos afecta a todos y que es importante que todos, de manera solidaria, con inclusión de las personas, con necesidad de repensar nuestra política industrial, nuestra política de innovación y nuestras políticas sociales, tiene que transitar este proceso", dijo.

La ministra española, en funciones, agregó que "solamente hay algunos países que todavía lo ven con miedo" e invitó a reflexionar sobre la "combinación de realidades" que llevan a esos países a mostrar reticencias sobre el objetivo de eliminar el CO2 de la economía en 2050.

"Hay un sustrato absolutamente honesto y comprensible: su sistema energético, su sistema industrial, si me apuras también un elemento identitario de estos países, tiene mucho que ver con una estructura energética que está en pleno proceso de cambio y, por tanto, cómo puede impactar eso en el desarrollo de sus comarcas, en el empleo de sus ciudadanos y cómo pueden ofrecerse garantías para transitar eso tan rápidamente", dijo.

Ribera señaló que esos aspectos se están teniendo en cuenta en el debate pararlo sobre el presupuesto a largo plazo de la Unión Europea para el período 2021-2030.

"Está muy bien preocuparse por el clima y por el futuro pero sobre todo es importante para cada uno de nosotros como ciudadanos el poder llegar a casa a fin de mes", comentó Ribera, quien también pidió a los Gobiernos reacios a acelerar en la transición "que este asunto se lo tomen también en serio".