EFEDavos (Suiza)

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, espera que los consumidores noten la bajada de la luz "en la factura de junio que les llegará en julio", teniendo en cuenta que el visto bueno definitivo de la Comisión Europea llegará "en muy pocos días".

No se ha atreve a aventurar si la respuesta a la propuesta enviada por el Gobierno tendrá lugar "esta misma semana", ya que "no depende" de ella, pero sí asegura en una entrevista con EFE que la rebaja se notará "probablemente" en la factura de junio.

Desde Davos (Suiza), donde ha intervenido en este Foro Mundial de la Economía, se refiere al visto bueno definitivo de la Comisión Europea al mecanismo que limita el precio del gas destinado a la producción eléctrica, una medida que es fruto de una acuerdo de España y Portugal con las autoridades comunitarias y que se espera que suponga una rebaja de la factura de la luz entre un 15 y un 20 %.

Unas estimaciones que Ribera quiere manejar con "prudencia", teniendo en cuenta que el precio depende de muchos elementos, como el peso del mix energético, es decir, la cantidad de gas que se usa para la generación de energía eléctrica en las diferentes horas del día, o medidas como la restricción de exportaciones por parte de Rusia a Finlandia.

Sobre la decisión del Gobierno de subvencionar con 20 céntimos cada litro de combustible a los consumidores durante tres meses, destaca que las dudas gestionadas por su departamento que en principio eran de "gran cuantía" han ido cayendo.

Preguntada por los planes del Gobierno al respecto para cuando acaben estos tres meses, explica que se está estudiando si focalizar estas ayudas en términos de grupos de población o mantenerlas de manera "indiscriminada" durante algún tiempo.

Otro punto de debate es qué hacer en verano, una época en la que se mueve más la gente, agrega.

ESPAÑA NO PUEDE VETAR LA FLEXIBILIDAD CON EL CARBÓN EN ALEMANIA

Preguntada por el Plan para poner fin a la dependencia de la UE con respecto a los combustibles fósiles rusos (REPowerEU), que se acaba de presentar la Comisión Europea, afirma que "una inmensa mayoría de las medidas, no todas, son propuestas que ha ayudado a construir España".

Se refiere a la limitación del precio del gas, la compra conjunta, el acelerar proyectos de despliegue obligatorio y el introducir mecanismos que favorezcan las interconexiones entre los Estados.

"Todo esto está muy bien", aunque reconoce que hay cosas que le gustan menos como es "la flexibilidad con respecto a la posibilidad de recuperar carbón en aquellos países como Alemania", con el fin de que puedan reemplazar el gas ruso.

Para España esta medida no es prioritaria, pero no la puede vetar porque se trata de un plan a corto plazo.

Sobre la reducción de impuestos que se plantean en esta propuesta, recuerda que España ya rebajó la fiscalidad de la electricidad, y apunta a que el Gobierno no ve tan claro que se pueda buscar en la respuesta fiscal subvenciones a combustibles fósiles.

"Creemos que hay que acompañar a los consumidores, pero centrándose en ellos, no tanto en el respaldo al combustible".

Belén Molleda