EFEMoscú

Rusia, que se enfrenta a la peor recesión en más de una década debido al impacto del coronavirus, lanzó hoy un plan bienal con un coste de unos 5 billones de rublos (64.408 millones de euros) para reactivar la economía, el empleo y los ingresos de los ciudadanos en el país.

"El plan nacional contiene (...) unas 500 medidas específicas y el coste de su implementación en dos años será aproximadamente de 5 billones de rublos", explicó el primer ministro, Mijaíl Mishustin, al presidente Vladímir Putin en una reunión de trabajo por videoconferencia para presentar en público el programa elaborado por el Gobierno en las últimas semanas a petición del mandatario ruso.

El mandatario dio desde su residencia de Novo-Ogariovo, en las afueras de Moscú, su respaldo al plan "como base de trabajo", ordenó al Gobierno que para la segunda mitad de junio precise "de manera definitiva los parámetros del plan de acción" y pidió comenzar a aplicarlo de manera activa "a principios de julio".

UN PLAN PARA LUCHAR CONTRA LA MAYOR RECESIÓN DESDE 2009

El país entrará en recesión en el tercer trimestre, cuando se prevé que el PIB retroceda un 6,3 %, después de una caída del 9,5 % en el segundo, según las estimaciones del Gobierno.

En el mejor de los casos, cree el Ejecutivo, Rusia cerrará el ejercicio de 2020 con una contracción del 5 %, lo que supondría la mayor caída desde la crisis financiera de 2009, cuando la economía rusa retrocedió un 7,8 %.

La receta de Rusia contra el impacto del coronavirus en la economía consta de tres fases: la primera pretende estabilizar hasta finales del tercer trimestre de este año la situación económica; la segunda completar la recuperación económica hasta el segundo trimestre de 2021; y la tercera conseguir una trayectoria para un crecimiento sostenible en el tercer y cuarto trimestre de 2021.

En esta última etapa el Gobierno quiere ver "reducida la pobreza y aumentar el número de ciudadanos cuyos ingresos superan el nivel mínimo de subsistencia", es decir unos 11.510 rublos (148 euros), dijo Mishustin.

"También haremos lo que podamos para asegurar que el número de personas empleadas en pequeñas y medianas empresas alcance el nivel previo a la crisis" del coronavirus, agregó el primer ministro.

Según dijo este martes el ministro de Empleo y Protección Social, Antón Kotiakov, desde el pasado 1 de abril se han perdido 400.000 empleos por la crisis de la COVID-19.

En su plan de recuperación económica, el Gobierno quiere situar la tasa de desempleo por debajo del 5 % en 2021, después de calcular un aumento del 4,6 % al 5,7 % este año, la tasa más alta desde 2011.

Según el Ejecutivo, además los ingresos reales disponibles de los rusos caerán un 3,8 % este año.

Todo ello lo quiere revertir con un crecimiento de al menos el 2,5 % en el año que viene.

"Pensamos alcanzar un crecimiento económico sostenible a largo plazo por encima del nivel anterior a la crisis al final del período de recuperación", dijo Mishustin.

MEDIDAS DE INVERSIÓN Y TECNOLÓGICAS

Explicó que el plan contiene medidas como el aumento de la inversión, el uso de tecnologías modernas, el empleo de tecnologías digitales, elevar el nivel de educación y la rápida construcción de viviendas de calidad, entre otras.

Recordó que para mitigar los efectos negativos de la propagación del coronavirus el Gobierno ya ha adoptado con anterioridad una serie de medidas urgentes para los ciudadanos y las pymes, que el Gobierno ha cifrado en 3,3 billones de rublos (42.557 millones de euros).

Aquellas consisten principalmente en ayudas a familias con hijos, los autónomos y a las empresas para pagar los salarios de los empleados durante las seis semanas de vacaciones obligatorias retribuidas -por el empleador- que Putin ordenó a finales de marzo.

Se ordenaron alivios para las contribuciones sociales, créditos e hipotecas y aplazamientos para el pago de impuestos, préstamos blandos para pymes y subsidios y otras medidas para los sectores más afectados como son el automovilístico y el turístico (aerolíneas y aeropuertos fundamentalmente).

Muchas de estas medidas se encuentran en el plan y varias serán prolongadas hasta finales de 2021.

LAS NUEVAS MEDIDAS

Entre los nuevos planes figuran la implementación de una serie de grandes proyectos de inversión en infraestructuras de transporte y energéticas, la reducción del IVA para el sector hotelero y organizaciones turísticas, así como apoyos para reducir el coste del transporte aéreo y ferroviario, según la agencia RIA Nóvosti.

También prevé un aumento del volumen de compras por parte del Estado de productos a agricultores y pequeñas empresas agrícolas, acelerar el desarrollo de la red nacional de carreteras y autovías, la creación de un "tesoro social" que preste apoyo a las familias y promueva el empleo o la fijación de un salario mínimo por hora para los trabajadores a tiempo parcial con contrato de hasta tres meses.

Asimismo se establecen mecanismos para compensar parte de los costes de homologación y certificación de productos que se exportan, el desarrollo de instrumentos financieros de largo plazo y la emisión de bonos de infraestructura por hasta un billón de rublos (12.881 millones de euros) hasta 2024.

Todo ello debe satisfacer la exigencia de Putin de que el plan no sea solo para estabilizar la situación económica del país por el impacto de la COVID-19, sino también para lograr "cambios estructurales de largo plazo".