EFEDublín

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair informó este jueves de que transportó 10,2 millones de pasajeros en noviembre, frente a los 2 millones registrados ese mismo mes el año anterior.

El levantamiento de las restricciones por la pandemia de coronavirus y el avance de la vacunación han mejorado el tráfico de la compañía durante 2021, si bien la aparición de la nueva variante ómicron vuelve a poner en riesgo la recuperación.

En este contexto, el sector mira con preocupación a la reintroducción de medidas de control a los viajes en Europa, donde algunos países ya vuelven a exigir pruebas de covid-19.

Ryanair indicó hoy en un comunicado que su tráfico de pasajeros cayó el 9,7 % entre los pasados octubre y noviembre, al pasar de 11,3 a 10,2 millones de usuarios.

En total, la aerolínea irlandesa, líder en Europa del sector de bajo coste, operó 62.300 vuelos durante el pasado mes.

Asimismo, mejoró su índice de ocupación, que mide el número de asientos ocupados en cada vuelo, y que se situó en el 86 % en noviembre, frente al 62 % del año anterior y el 84 % del pasado octubre.

Su consejero delegado, Michael O'Leary, criticó este miércoles las nuevas restricciones impuestas a los viajes tras la aparición de la variante ómicron.

En concreto, el directivo calificó de "galimatías" las medidas adoptadas por el Gobierno irlandés, que, desde este viernes, pide a todos los viajeros que lleguen a este país un test negativo de covid, ya sea una prueba PCR o de antígenos.