EFESeúl

El gigante tecnológico surcoreano Samsung Electronics ganó un 73,2 % más en el segundo trimestre gracias a una demanda global de chips de memoria que se mantiene sólida y que la empresa prevé que seguirá creciendo en la segunda mitad de año.

La empresa con sede en Suwon (al Sur de Seúl) anunció hoy que en el segundo trimestre su beneficio neto fue de 9,63 billones de wones (unos 7.066 millones de euros) gracias principalmente al impulso de esa rama de negocio.

Los datos están en línea con la previsión de resultados que el mayor fabricante global de chips de memoria publicó este mes y que ya superó las expectativas iniciales.

En abril-junio Samsung registró además una ganancia operativa de 12,57 billones de wones (9.216 millones de euros), un 54,23 % interanual más, apoyado en un incremento del 20,2 % de sus ingresos por venta, que sumaron 63,67 billones de wones (46.685 millones de euros).

Aunque supone un ligero retroceso del 2,63 % en relación a enero marzo, esta última cifra supone el mayor volumen de facturación para Samsung registrado jamás en un segundo trimestre.

A su vez, con respecto a los tres primeros meses del año, el beneficio neto de Samsung creció un 34,87 % y su beneficio operativo un 34 %.

MEJORES CONDICIONES DE MERCADO

El mayor fabricante mundial de chips de memoria atribuyó en comunicado los buenos datos de abril-junio a que "las condiciones del mercado de memorias mejoraron".

También a la normalización de operaciones en su planta de semiconductores en Austin (EE.UU.), que detuvo su actividad un mes a principio de año por las nevadas históricas que golpearon al estado de Texas.

La compañía se jactó además de haber gestionado eficientemente su cadena global de suministros en un momento marcado por el cuello de botella que afecta a los pedidos de circuitos integrados en todo el mundo, y que logró mantener "una sólida rentabilidad" para todos sus productos acabados, desde teléfonos a televisores, frigoríficos o lavadoras.

Samsung es de hecho el segundo mayor fabricante mundial de este tipo de preciados semiconductores, pero eso no quita para que la manufactura de muchos de sus artículos sigan dependiendo en gran medida del mayor suministrador global, la fundidora taiwanesa TSMC.

De hecho, las actuales listas de espera para hacerse con esos circuitos afectaron a su división de telefonía y comunicaciones móviles, que facturó un 22 % menos con respecto a enero-marzo.

PEDIDOS MAYORES DE LO ESPERADO

Su división de semiconductores, la más importante del grupo, vio una mejora "significativa" gracias a que "los pedidos de memorias excedieron el pronóstico previo y las subidas de precios fueron mayores de lo esperado".

En ese sentido, esta rama facturó 22,74 billones de wones (16.746 millones de euros) en el segundo trimestre -un 25 % interanual más y un 20 % más si se compara con enero-marzo- y logró un beneficio operativo de 6,93 billones de wones (5.103 millones de euros), un 27,6 % más que el año pasado y un 105,63 % más que el año anterior.

La ventas crecientes de microchips de memoria siguieron dependiendo en gran parte de los servidores en centros de datos ante el crecimiento de los servicios en la nube y de la continuada demanda de ordenadores personales que viene dada por la persistencia del trabajo y la educación en remoto en plena pandemia.

BUENAS PERSPECTIVAS

Para la segunda mitad del año Samsung espera que estas condiciones de mercado "sigan siendo favorables" para su industria de chips ya que prevé que continúen teniendo mucho peso las actividades no presenciales, además de una persistente expansión de la tecnología 5G y el deseo de muchos de sus clientes de engordar sus inventarios de seguridad.

"Aún así", indicó la empresa "es probable que persistan los riesgos de interrupción repetida en el suministro de componentes y las incertidumbres relacionadas con la COVID-19".