EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ratificado este jueves su compromiso de que a final de año, y pese a que continúa el incremento de los precios energéticos, el promedio de la factura de la luz que haya pagado cualquier ciudadano sea semejante a 2018 descontando la inflación.

Sánchez, en una entrevista en La Sexta, ha insistido en que cumplirá ese compromiso gracias a las medidas adoptadas y a alguna otra que se pueda poner en práctica.

En concreto, ha explicado que el recibo de la luz tiene tres pilares, el coste de la energía, los costes fijos y los impuestos, y que los españoles, en diciembre, verán en su factura que los impuestos han bajado un 61 por ciento y el coste fijo se habrá reducido en un 50 por ciento.

De la misma forma, se ha mostrado convencido de que el Gobierno va a amortiguar la evolución del precio mayorista con instrumentos nacionales, aunque echa en falta que Bruselas no vaya tan rápido como desearía para facilitar también que eso sea posible.

"Con Bruselas, por desgracia, las cosas van más lentas, paso a paso", ha lamentado, aunque se ha mostrado satisfecho por el hecho de que el debate se haya abierto ya en Europa.

No cree que la Unión Europea haya rechazado de forma tajante la compra conjunta de gas ya que cree que lo que ha hecho es dejarlo "como algo a estudiar".

Sánchez, que ha agradecido al PNV su abstención que ha permitido que se aprobara el real decreto-ley por el que se recortará a las eléctricas durante seis meses los beneficios que obtienen en el mercado por los altos precios del gas, ha reprochado al PP su rechazo.

Respecto al fichaje del ex dirigente socialista Antonio Miguel Carmona por parte de Iberdrola, el presidente del Gobierno ha dicho que no es quién para decirle a una empresa a quién debe contratar o no ni a un militante del PSOE "qué tiene que hacer con su vida".

"Ellos sabrán", ha recalcado, antes de hacer hincapié en que lo que él puede afirmar es que no va a ser objeto de presión alguna.