EFEDavos (Suiza)

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, afronta el Foro Económico Mundial de Davos como una oportunidad para exponer el potencial inversor que ofrece España, de forma especial en el sector de los microchips, en medio de la incertidumbre económica mundial agravada por la guerra en Ucrania.

La trascendencia que otorga el Ejecutivo español a esta cita en la localidad suiza, que reúne a decenas de dirigentes políticos y empresariales, ha llevado a Sánchez (que viaja acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares) a participar por tercera vez en ella tras el paréntesis obligado por la pandemia de coronavirus.

Su primer acto será en la noche de este lunes, cuando asistirá a una cena organizada por el director ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger.

Intel es uno de los principales fabricantes de microchips y equipamiento electrónico del mundo, y la presencia de Sánchez en ese acto ya pone de manifiesto el principal objetivo con el que el que acude a Davos: exponer las posibilidades de España para invertir en ese campo en concreto.

Por ello hizo coincidir esa presencia con la aprobación este martes por parte del Consejo de Ministros del proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (perte) sobre chips y microconductores.

La decena de pertes que está impulsando el Gobierno en diversos sectores están ligados al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y los fondos europeos, y se trata de proyectos que se consideran estratégicos para el futuro de la economía española y que se quieren llevar adelante mediante la colaboración entre administraciones, empresas y centros de investigación.

UN PROYECTO DE 11.000 MILLONES DE EUROS

Cuando Sánchez anunció en abril la aprobación del relativo a los microchips, resaltó que los semiconductores son un elemento básico de todos los sectores y España no va a perder la carrera ante la tecnología más avanzada.

Calificó ese proyecto de "una gran apuesta ambiciosa y audaz" en medio de los problemas que la pandemia de coronavirus provocó en el suministro de estos componentes y de la intención de la Unión Europea de aumentar en su territorio la fabricación de los mismos para reforzar su autonomía.

El perte que aprobará el Gobierno esta semana conllevará una inversión de 11.000 millones de euros y a la que espera que se sume una importante aportación privada.

El presidente del Gobierno recalcará por tanto en Davos que España pretende situarse a la cabeza del diseño y fabricación de microchips en Europa, un mensaje que trasladará tanto en sus contactos en la cena de este lunes como en gran parte de los actos de su agenda del martes.

Una agenda que, además de su intervención ante el plenario del foro, incluye reuniones con los consejeros delegados de cuatro empresas de referencia en el sector de microchips: Intel, Qualcomm, Micron y Cisco.

Qualcomm, la primera empresa mundial en diseño de microchips, le ha invitado también ese día a participar en una cena ante medio centenar de representantes de empresas tecnológicas.

El director de esta empresa en España, Douglas Vaz, ya dio la bienvenida al perte sobre semiconductores cuando fue anunciado por Sánchez ya que cree que pone al país en el camino de repatriar la industria de semiconductores a Europa.

Por tanto, fuentes del Gobierno resaltan que Sánchez puede abrir puertas en Davos a inversiones futuras en España, ya que advierten que lo que no se puede esperar es que de la cita en el foro económico salgan ya desembolsos comprometidos por parte de grandes tecnológicas.

Este tipo de decisiones señalan que no se pueden esperar "de la noche a la mañana", son el resultado de muchos meses de negociaciones y hay que tener paciencia.

DIVERSIFICAR INVERSIONES

Allanar el camino a nuevas inversiones es la intención de otra de las reuniones que mantendrá el jefe del Ejecutivo durante su estancia en la localidad suiza, ya que se verá con los máximos responsables del fondo soberano de Singapur Temasek.

Temasek es uno de los principales fondos soberanos del mundo, carece aún de inversiones en España y ya ha entrado en contacto con el Gobierno para tener presencia en el país dentro de su plan de diversificación de actuaciones.

Esta reunión llega una semana después del acuerdo firmado en España por otro fondo soberano, el catarí QIA.

Con motivo de la visita a Madrid del emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, este fondo rubricó un acuerdo con la sociedad estatal de financiación al desarrollo Cofides para invertir en los próximos años en España 5.000 millones de dólares (unos 4.720 millones de euros) en proyectos enmarcados igualmente en el Plan de Recuperación.

No se concretó el destino de la inversión, pero en la declaración conjunta firmada por España y Catar con motivo de la visita del emir ya se apuntó la intención de colaboración especial en sectores como las nuevas tecnologías, la energía, la biotecnología, la sanidad y las ciencias de la vida, la agrotecnología, el agua y las energías limpias y renovables.

Sánchez se reunirá también en Davos con los máximos responsables de Arcelor Mittal, empresa que se encuentra en un proceso de descarbonización de su industria en España.

Además, intervendrá en un evento sobre el papel global de Europa y en el que en una de sus mesas se abordará la seguridad energética, panel en el que participará asimismo la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

También participará en Davos su ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto.

La guerra en Ucrania estará presente a lo largo de todo el foro y será una de las cuestiones que abordará el presidente del Gobierno en sus encuentros con otros líderes políticos.

Junto a él intervendrán en algunos actos la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde; el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis; y el presidente de Lituania, Gitanas Nauseda.