EFEMadrid

Cerca de un centenar de trabajadores de Metro de Madrid se ha concentrado hoy frente a la Asamblea, que hoy ha acogido las últimas comparecencias previstas en la comisión de investigación sobre la presencia de amianto en el suburbano madrileño, para pedir que se garantice la "seguridad" y la "salud" en sus puestos de trabajo.

Los sindicatos con representación en la empresa han convocado, además de la protesta, paros de cuatro horas para los turnos de mañana, al finalizar la jornada de cada colectivo, para facilitar la participación en la concentración, que se ha desarrollado desde las 10.00 y hasta las 14.00 horas junto al Parlamento autonómico.

El secretario general de CCOO Metro de Madrid, Juan Carlos de la Cruz, ha declarado a Efe que la comisión de investigación ha dejado "claramente demostrado" que, aun habiendo un informe de 2003 que constataba la presencia de amianto en el suburbano, sus dirigentes "no han empezado a hacer absolutamente nada" hasta 2018.

"Lo que están intentando es tapar, aún más, esa negligencia", ha añadido, y ha denunciado que las actas de infracción incoadas por la Inspección de Trabajo contra Metro estén "paralizadas", lo que en su opinión, se debe a que su tramitación depende de un "cargo político" nombrado por la Comunidad de Madrid.

De la Cruz considera que, "en vez de incrementar o triplicar el gasto en publicidad", Metro debería haber diseñado un plan de desamiantado más ambicioso para eliminar "lo antes posible" este material de sus instalaciones, ya que el horizonte temporal planteado por la empresa, que prevé concluir este proyecto en 2025, es "demasiado tarde".

Un portavoz del Sindicato de Maquinistas, Sergio Hoyuelos, ha señalado que "el período de latencia de una enfermedad derivada del amianto es de 15 a 40 años", por lo que si Metro hubiera tomado medidas contra el amianto en 2003, cuando se detectó el material en el suburbano, "se hubieran podido salvar vidas".

Y ha advertido de que los cuatro casos declarados hasta el momento de trabajadores de Metro con enfermedad profesional derivada de la exposición al amianto no son más que "la punta del iceberg".

Los maquinistas de Metro han proseguido hoy la huelga que comenzaron el pasado lunes y que durante esta semana han afectado a las líneas 6 y 10.

También han convocado paros los días 17, 18, 19, 20 y 21 de diciembre de 17:00 a 22:30 horas en las líneas 1, 2, 3 y 5.

El Sindicato de Maquinistas ha puesto tres condiciones para desconvocar los paros: un aumento del número de maquinistas contratados, la realización de un estudio de calidad del aire en la cabina del conductor con las ventanillas bajadas y la apertura de una mesa de negociación con la compañía para buscar solución a los conflictos abiertos.

"Estamos abiertos a negociar en cualquier momento que quiera la empresa", ha afirmado hoy Hoyuelos.