EFEBarcelona

La firma SodaStream, de Pepsico, que suministra máquinas para elaborar agua con gas en los domicilios particulares, acaba de desembarcar en España con la ambición de llegar a 13 millones de hogares con un modelo de negocio que ya ha testado con éxito en países como Alemania.

El consejero delegado de SodaStream en España, Eduardo Suárez, explica a EFE que el objetivo, de momento, es lograr una penetración en el mercado del 1 % este 2022 y llegar al 4 % en dos o tres años.

Fundada en 1903, la marca fue comprada en 2018 por Pepsico, que ahora ha tomado la decisión de apostar por el mercado español, donde hasta ahora tenía una pequeña presencia, sobre todo en Cataluña, a través de la distribución de sus dispositivos para preparar agua con gas en El Corte Inglés.

"Queremos cambiar la manera de consumir el agua en España. Tenemos un equipo pequeño de seis personas pero contamos con el apoyo de Pepsico y eso nos da el empuje que necesitamos para dar el salto. Somos la marca número uno en todos los mercados", afirma Suárez.

El reto es convencer al consumidor español para que se comporte como el alemán, el francés, el italiano o el de los Países Bajos, donde las máquinas gasificadoras de agua están presentes en entre el 15 y el 25 % de los hogares.

"En Alemania uno de cada cuatro hogares tiene una máquina de las nuestras", asegura Suárez, que admite que el consumo de agua con gas es muy desigual en los dos países, ya que es de 5 litros por persona aquí frente a los 146 litros de allá.

Cataluña, junto a Andalucía y Madrid, son las comunidades con un mayor volumen de consumo de bebidas con gas en España, por lo que se convierten en el principal mercado para SodaStream, que cuenta con competidores en el mercado.

Así, los andaluces están a la cabeza en consumo con 418 millones de litros de refresco al año y 28,61 millones de litros de agua con gas, mientras que los catalanes consumen 265,97 millones de litros de refrescos y 26,12 millones de agua con gas al año y los madrileños 238,01 millones y 20,2 millones, respectivamente.

Suárez subraya que la oferta de la compañía tiene más sentido ahora que nunca, ya que el consumo de agua se ha más que doblado en los últimos 20 años en España.

"Actualmente se consumen 3.017 millones de litros de agua al año en España y en el año 2000 el consumo era de 1.415 millones de litros", recuerda.

En cuanto al agua con gas, el crecimiento en los últimos 20 años se ha multiplicado por cuatro, de 36 millones de litros en 2000 a 102 millones en 2020, y aumenta año a año, con un salto de 88 a 120 millones en sólo un año, de 2019 a 2020, según sus datos.

Las máquinas gasificadoras de la firma funcionan con agua del grifo y permiten elegir el nivel de gas y el sabor, añadiéndole un jarabe concentrado producido también por la marca.

El consejero delegado de SodaStream en España subraya la apuesta por mejorar el medio ambiente que supone su producto, ya que cada una de sus máquinas ahorra miles de botellas de plástico de un solo uso al año.