EFEValencia

El sindicato STM-Intersindical, el segundo con más representación en la planta de Ford en Almussafes (Valencia), ha avanzado que no apoyará un acuerdo con la empresa que suponga recortes para los trabajadores, y ha acusado a UGT, el sindicato mayoritario, de abandonar la defensa de los intereses de la plantilla.

STM-Intersindical se ha referido así, tras conocerse este jueves el acuerdo alcanzado con la dirección europea de la multinacional sobre las medidas que afectarán a la plantilla dentro del pacto para la electrificación de la factoría, del que aún no se conocen los detalles.

En un comunicado, el sindicato ha defendido su apuesta por la unidad de acción de las diferentes organizaciones sindicales, pero ha lamentado que esa unidad con el sindicato mayoritario "hace años que es imposible que aguante mas allá de los inicios de cualquier negociación con la dirección" de la empresa.

Hasta mitad de diciembre, los cuatro sindicatos presentes en el Comité de Empresa (CE) de Ford Almussafes mantuvieron "un firme bloque que rechazaba las insultantes pretensiones de la Dirección", y exigía "las inversiones y modelos suficientes que aseguraran el empleo en Almussafes".

"Todas las organizaciones coincidíamos en que estas inversiones debían materializarse por lo ya demostrado por esta plantilla, que es la verdadera responsable de que Almussafes sea la mejor planta de la compañía y una de las mejores del sector y que suma unos beneficios récord", ha destacado.

Lamentablemente, ha añadido el sindicato, "UGT rompe una vez más la unidad sindical del Comité de Empresa y abandona la defensa de los intereses de la plantilla, a cambio de no sabemos qué oscuros intereses".

Ha acusado al sindicato mayoritario de volver a pactar un acuerdo que, a la espera de conocer los detalles, "todo apunta a que será un nuevo varapalo para la plantilla", y advierte de que tendrá que explicar a los trabajadores y a la sociedad valenciana "por qué una vez más su única política sindical es la de empobrecer a las trabajadoras y trabajadores, recortando una vez más sus salarios y derechos".

STM-Intersindical han manifestado que nada espera "de los políticos 'progresistas' que se sitúan de parte del poderoso y acumulador de riquezas, respaldando empleos de peor calidad y la consiguiente disminución de rentas", pero reconoce que esperaba "algo más" del president de la Generalitat, Ximo Puig.

"Esperábamos que defendiera empleo de calidad y esperábamos que defendiera al obrero/a frente a quien nos chantajea con amenazas de 'posible' cierre si no nos empobrecemos", ha afirmado.

Sin embargo, ha lamentado que el president aplauda y respalde la congelación salarial para la plantilla de Ford, que es "la autentica responsable de que esta industria sume decenas de miles de empleos y el 13 % del PIB valenciano".

El sindicato ha dicho que sigue a la espera de que la empresa les cite para la próxima reunión de la comisión negociadora, donde seguirán defendiendo "inversión sin recortes para la plantilla".

En este sentido, ha avanzado que si se formaliza el acuerdo entre la Dirección y UGT, y se confirma la congelación salarial de la plantilla, desde STM pedirán el "no" en el referéndum que debe realizarse entre los trabajadores para ratificar el acuerdo.