EFELondres

La Unión Europea (UE) busca obtener "nuevos poderes" con los que poder penalizar a las grandes compañías tecnológicas, reveló el comisario europeo de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, Thierry Breton, en declaraciones publicadas este domingo por el Financial Times.

Breton explicó al diario británico que con esas nuevas capacidades se podría obligar a los gigantes de la tecnología a separarse o vender parte de sus operaciones europeas si su dominio de mercado amenazara los intereses de los clientes o de sus rivales más pequeños.

El comisario dijo que las propuestas, que solo se aplicarían en circunstancias extremas, contemplarían además la capacidad para poder excluir a grandes grupos tecnológicos del mercado único.

Bruselas estudia actualmente un sistema de rating que permitiría a los ciudadanos y a los accionistas evaluar el comportamiento de esas grandes compañías en áreas como el cumplimiento fiscal y la rapidez con la que retiran contenidos ilegales.

"Hay una sensación por parte de los usuarios de que esas plataformas son demasiado grandes como para que (esto) les importe", comentó Breton, encargado de acometer una reforma de las normativas digitales en el bloque comunitario.

Añadió que si se dieran "ciertas condiciones", con los nuevos poderes se podría también "imponer una separación estructural" en esos grupos.

Sus comentarios surgen a raíz de una consulta pública sobre la Ley de Servicios Digitales de la UE, que establecerá nuevas normativas sobre responsabilidades en las plataformas a la hora de lidiar con contenido ilegal y desinformación en internet.

Breton subrayó que se necesita "una mejor supervisión de estas grandes plataformas (digitales) como tuvimos con el sistema bancario (tras la crisis financiera)".

En virtud de la nueva legislación comunitaria, se incrementarán los poderes de Bruselas para escudriñar la manera en que los gigantes tecnológicos recaban información sobre los usuarios.

En este sentido, Breton dijo al diario que la UE no eliminará la limitada responsabilidad que ahora tienen las compañías sobre el contenido publicado en sus plataformas y señaló que el borrador de esa ley estará listo antes de que termine el año.

Entre las actividades que podrían derivar en sanciones más duras se incluye que esas empresas impidan al usuario cambiar de plataforma u obligar al cliente a utilizar solo un servicio.

"Es como ocurre en el caso de los bancos pequeños y grandes, no se aplican las mismas reglas. Lo más pequeños tienen mayor flexibilidad", observó Breton, que apuntó que el nuevo sistema de supervisión se basará en un esfuerzo colectivo entre gobiernos nacionales y la UE.

Una vez se concreten las propuestas y se acuerden, deberán pasar por el Parlamento y el Consejo Europeos.