EFETokio

La Bolsa de Tokio remontó hoy gracias a las buenas perspectivas de beneficios corporativos entre las compañías niponas, un optimismo que se vio eclipsado por el temor a un cierre del Gobierno en EE.UU. por la falta de acuerdo sobre el presupuesto.

El índice de referencia Nikkei avanzó 44,69 puntos, un 0,19 %, hasta situarse en 23.808,06 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, ganó 12,88 puntos, un 0,69 %, hasta situarse en 1.889,74 unidades.

El parqué tokiota abrió la sesión con ganancias después de que los inversores se mostraran confiados en que las empresas japonesas informarán de un aumento de sus beneficios en la inminente temporada de presentación de informes financieros trimestrales.

Este optimismo sobre el sector corporativo impulsó la compra de títulos con potencial de crecimiento, dijeron los analistas locales.

La plaza nipona cayó puntualmente al territorio negativo antes de recuperarse debido al temor a un cierre de las operaciones en la administración federal de Estados Unidos ante la falta de aprobación de su presupuesto, cuya fecha límite es hoy.

Esto llevó a los inversores en Tokio a adoptar una actitud de espera y cautela, y provocó que las ganancias fueran limitadas.

El sector del petróleo y el carbón lideró las ganancias, seguido por el de la construcción y el del hierro y el acero.

La banca estuvo también entre los beneficiados de la jornada tras la subida experimentada por los rendimientos del Tesoro de EE.UU. que llevó al grupo financiero Sumitomo Mitsui y a Daiwa Securities a experimentar una revalorización de sus acciones del 1,4 % y 0.9 %.

El fabricante de herramientas para maquinaria Tsudakoma subió un importante 20,9 % tras estimar sólidas ganancias para el ejercicio actual, mientras que la empresa de reciclaje de residuos Takeei escaló un 6,9 % tras anunciar un plan de recompra de acciones.

En la primera sección, 1.392 valores avanzaron frente a 574 que retrocedieron, mientras que 98 terminaron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,679 billones de yenes (19.725 millones de euros), por debajo de los 3,590 billones de yenes (26.424 millones de euros) de la víspera.

La Bolsa de Tokio cerró con ganancias una semana volátil en la que el yen volvió a ser decisivo y llevó al selectivo Nikkei hasta niveles no vistos desde hace más de 26 años.

El parqué tokiota arrancó la semana con ganancias impulsada por el planeado debut bursátil de la filial de telefonía móvil del grupo de telecomunicaciones Softbank el próximo otoño y la debilidad del yen frente a otras divisas, una tendencia que beneficia al músculo exportador japonés y llevó a los inversores a devorar estos títulos.

El escenario se complicó a mediados de semana, cuando un giro en la cotización del yen y la recogida de beneficios después de que el Nikkei superara puntualmente la barrera psicológica de los 24.000 puntos por primera vez desde noviembre de 1991 arrastraron a Tokio.

Las buenas perspectivas de beneficios corporativos hizo remontar hoy al mercado nipón, aunque el temor a un cierre del Gobierno en EE.UU. por la falta de aprobación del presupuesto limitó las ganancias.