EFEBarcelona

El conseller de Empresa, Ramon Tremosa, propondrá al Procicat, si continúa la mejora de los datos epidemiológicos, flexibilizar algunas restricciones y permitir ya en febrero, por ejemplo, los viajes de un sólo día a las estaciones de esquí para "salvar" la economía de las comarcas que viven de él.

"Hay que esperar unos días para decidir qué hay que hacer, pero, por poco que los datos epidemiológicos lo permitan, intentaremos flexibilizar las restricciones lo antes posible", ha afirmado el conseller en una entrevista con EFE.

Tremosa dibuja un escenario en el que el freno de los contagios haga factible en la segunda semana de febrero dejar atrás el confinamiento municipal para que se puedan realizar viajes de ida y vuelta a las estaciones de esquí entre semana.

Esta movilidad contribuiría a reactivar la comarcas de montaña como el Pallars, donde, ha recordado, el 80 % de su PIB procede del esquí y las actividades asociadas.

"Mientras no llegue la vacuna hay que intentar salvar el máximo de actividad económica posible", ha destacado, tras apuntar que se trataría de sustituir la tradicional Semana Blanca, que se solía utilizar para la práctica de los deportes de nieve, por "un día blanco".

Tremosa ha lanzado esta propuesta después de que el Procicat aprobara este miércoles prolongar dos semanas más las actuales restricciones a la actividad de comercios y restauración y a la movilidad para luchar contra la pandemia de coronavirus.

Ello supone, entre otras medidas, el mantenimiento del confinamiento municipal, el cierre de los comercios no esenciales los fines semana o la restricción del horario de apertura de bares y restaurantes en toda Cataluña.

El conseller ha defendido que se pueden mantener abiertas las estaciones de esquí garantizando la salud de trabajadores y usuarios y ha destacado "el caso de éxito" de Boí-Taüll, en el Pirineo de Lleida, que estuvo abierta toda la temporada de Navidad y Reyes "con cero infectados", gracias a medidas como la digitalización de la compra de forfaits y del consumo en las cafeterías.

El titular del área de empresa de la Generalitat ha insistido en la necesidad de ir flexibilizando restricciones para "no asfixiar" la economía, en un momento en que "tenemos sectores como el comercio y la restauración en la UCI" y en que la covid-19 "ha provocado ya el cierre de unas 20.000 empresas", según cálculos de la Cambra de Barcelona.

Tremosa ha elogiado la gestión hecha por el Govern para buscar un "equilibrio" entre el cuidado de la salud y la economía, y es optimista respecto a la situación que se puede ver de aquí a 15 días, cuando prevé que se reducirá el número de infectados y que disminuirá la presión hospitalaria.

"Estoy bastante contento de cómo ha ido todo. Hemos intentado desde la Generalitat cerrar cuando era necesario pero sin asfixiar. No ha sido óptimo, es verdad, pero al menos la mayor parte de los bares y restaurantes han podido trampear", ha señalado.

Así, ha valorado como positivo que una tercera parte de la restauración continúe abierta en Barcelona, aunque ha admitido que la situación es diferente en zonas como la Costa Brava y la Daurada, muy dependientes del turismo. También que 110.000 de los 114.000 comercios puedan abrir de lunes a viernes y que se haya "salvado" la mitad de la temporada de la alta montaña.

Además, ha subrayado que, a día de hoy, "nadie puede decir que abrimos por fin de año o por Reyes y que tenemos un brote por ello. Las medidas que tomamos el 7 de enero ya han conseguido controlar la curva y eso lo ha hecho bien este gobierno".

Pese a esta visión optimista, Tremosa no se atreve a vaticinar cómo irá la Semana Santa y sólo apunta que, si se consolida la campaña de vacunación y no entra con fuerza la cepa británica de la covid-19, en verano podrá verse una recuperación importante del consumo y la actividad en Cataluña. EFE

mje-gb/ra

(foto) (vídeo) (audio)