EFEMadrid

Túnez confía en recuperar parte de los siete millones de turistas perdidos a raíz del estallido de la pandemia y superar así los tres millones de visitas registrados en 2021.

En una entrevista con la Agencia Efe en la 42 edición de la Feria Internacional Turística, Fitur, que se celebra esta semana en Madrid, la directora de la Oficina de Turismo de Túnez para España y Portugal, Leila Tekaia, ha destacado el rol “clave” que desempeña el turismo en la economía tunecina.

“Antes de la pandemia, el turismo ocupaba entre el 12 % y el 14 % de nuestro Producto Interior Bruto (PIB)”, ha explicado Tekaia, que se ha mostrado “esperanzada” de cara a la nueva temporada y ha fijado la Semana Santa como primer horizonte para la recuperación del turismo en su país.

El mercado español supone un importante emisor de turistas para el país. Antes de la Revolución Tunecina de 2011, cerca de doscientos mil españoles visitaban el país cada año.

La cifra descendió tras los cambios políticos acontecidos en Túnez en la pasada década, y terminó de caer en 2020, con el estallido de la covid-19. En la actualidad, el número de turistas españoles no supera los 10.000 pasajeros anuales.

Los emisores de larga distancia, como Asia o Latinoamérica, son “más difíciles de atraer” según Tekaia, aunque ha manifestado el interés de Túnez por expandir su oferta hacia Sudamérica a lo largo de las próximas décadas.

PASAPORTE SANITARIO Y TEST PCR DOS DÍAS ANTES DE LA LLEGADA

Tekaia ha puesto en valor en el modelo de control de la pandemia que se está llevando a cabo en Túnez, desde marzo de 2020, donde las medidas de control se han ido actualizando con regularidad.

Túnez solo decretó el cierre generalizado a principios del verano de 2020, cuando sufrió una elevada tasa de contagios que lastró su temporada veraniega.

A partir del próximo marzo, y con la previsión de que la pandemia se estabilice, los turistas que deseen entran en Túnez deberán contar con un pasaporte sanitario en vigor que atestigüe que se ha recibido la pauta completa de vacunación y un test PCR realizado 48 horas antes de su llegada al país.

“La idea de las autoridades es revisar la obligatoriedad de estos tests PCR a partir de abril”, ha apuntado Tekaia.

UN DESTINO SEGURO Y UN PUENTE ENTRE VARIAS CULTURAS

El turismo en Túnez fue objetivo de varios ataques terroristas en 2015 que frenaron su expansión como destino turístico en el Mediterráneo. Hoy las autoridades llaman a la calma y aseguran que “en Túnez la vida sigue igual”.

La inestabilidad política “no debe repercutir” en el turismo, afirma Tekaia, que defiende que Túnez es un destino “limpio, ecológico y seguro, lleno de recursos humanos, historia y hospitalidad”.

“Los turistas que vengan se encontrarán con un universo de oasis y desiertos, la puerta del Sáhara”, defiende. “Túnez es un país árabe, pero con profundas raíces europeas, un auténtico puente entre culturas”, ha destaco Leila Tekaia.