EFEAranda de Duero (Burgos)

Unas 150 personas se han manifestado este domingo en Aranda de Duero (Burgos) contra RENFE y ADIF, a los que consideran responsables del abandono desde hace años de la línea de ferrocarril Madrid-Burgos y por lo tanto de las dificultades de comunicación y desarrollo de esta zona.

La manifestación ha partido a las 12:30 horas del centro de la ciudad y se ha dirigido hasta la estación de ferrocarril del Montecillo, que se encuentra cerrada desde hace años.

Los participantes han portado maletas, bolsas de viaje y con distintas consignas han protestado por el completo abandono del mantenimiento de esta vía de ferrocarril, y recordado que no está cerrada al tráfico sino que éste se suspendió tras el colapso del túnel de Somosierra, hace arios años.

La concentración ha sido convocada por la Plataforma en Defensa del Tren Directo Madrid a Burgos cuyo presidente, Jorge Núñez, ha recordado que Aranda de Duero tenía una comunicación continuada con la capital y el norte de España a través de varios trenes.

Ha añadido que el servicio se fue deteriorando con subidas de precios y cambios repentinos de horarios hasta provocar un desinterés de la ciudadanía por el uso de esta infraestructura.

"¿Por qué en Aranda no hay ferrocarril? ¿Por qué se siguen riendo de nosotros?", se ha preguntado Núñez al insistir en que todos los problemas de la línea han sido provocados por RENFE y ADIF.

También ha acusado a ADIF de no utilizar el dinero que se destina a mantenimiento, lo que está suponiendo un deterioro aún más rápido de la línea ferroviaria.

"Después de veinte años de reclamaciones no nos hacen caso", ha manifestado el presidente de la Plataforma, quien ha asegurado que la Junta de Castilla y León miente cuando afirma que para 2027 se va a incluir en el Corredor Atlántico "porque no va a haber financiación", ha apostillado.

Asimismo, ha recordado que en los Presupuestos Generales del Estado nunca se destinan partidas para recuperar esta infraestructura.

Esta protesta ha sido el preámbulo de una semana de acciones a nivel nacional que finalizarán el 24 de octubre, en una gran manifestación en Madrid convocada por diversas plataformas, para reivindicar la recuperación del tren convencional en muchos territorios en los que ha sido eliminado.