EFEValencia

Una marea naranja ha inundado este sábado la ciudad de Valencia para denunciar el "ninguneo" y la "discriminación" que se está haciendo políticamente al mundo rural y reclamar un cambio de mentalidad y una nueva política que valore esta forma de vida.

La marcha, en la que participan miles de personas, ha sido convocada por la Federación de Caza de la Comunitat Valenciana y apoyada por más de quince entidades, asociaciones y organizaciones que representan a agricultores, ganaderos, cazadores, cooperativas o silvicultores, entre otros.

Pasadas las once de la mañana y tras una pancarta con la frase "Por un mundo rural vivo y nuestra cultura", se ha iniciado la manifestación en el centro de la ciudad, precedida por varios tractores y decenas de perros de caza y para el pastoreo.

"Sin campo no hay ciudad", "El mejor ecologista es un buen cazador" o "Por una ganadería viva. Menos burocracia" son algunas de las pancartas portadas por los manifestantes, la gran mayoría ataviados con camisetas y gorras de color naranja.

Al finaliza la marcha se leerá un manifiesto en el que los promotores quieren dejar claro que existen y quieren seguir haciéndolo y denunciar que están "hartos" de que se les "margine, desprecie y discrimine" y de que su cultura, tradiciones y festejos sean "criminalizados".

El presidente de la Federación de Caza de la Comunitat Valenciana, Vicente Seguí, ha pedido a la administración que les tenga "en cuenta" y les defienda y ayude, porque sin el mundo rural "al final morirá también el mundo natural", y ha recordado que tienen 40.000 federados.

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado, ha denunciado el "ninguneo" que se está haciendo políticamente al mundo rural y a lo que representa de "bienestar, de equilibrio, de mantenimiento del paisaje, de producción de alimentos, de equilibrio cinegético y de costumbres populares".

El secretario general de la Unió, Ramón Mampel, ha asegurado a EFE que quieren ser "aliados de la sociedad" y que se conozcan los problemas que sufre el mundo rural; ha reclamado financiación para desarrollar políticas agrarias y medioambientales, y ha pedido a la Administración "comprensión".

En la marcha también han participado representantes políticos, como la diputada socialista en Les Corts y secretaria general del PSPV de Valencia, Mercedes Caballero, quien ha exigido al Gobierno central que "saque del cajón la Ley de Desarrollo Rural del 2007" y al PP que secunde las propuestas socialistas para apoyar el mundo rural.

La presidenta del PP en la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha afirmado que han acudido a la manifestación porque es una "defensa del mundo rural, de las tradiciones taurinas, de la pesca, la caza, la huerta, la agricultura", algo que el PP "siempre defiende".